10.4 C
San Luis Potosí
viernes, diciembre 8, 2023
spot_img

Xavier Nava, no oculta su incapacidad

Entérate

 

Entre gemidos y  lamentos y en medio de una lógica elemental de burda e infantil actitud en el repartidero de culpas y persecuciones enfermizas e interminables, el gobierno de Xavier Nava Palacios, es persistente, se esfuerza demasiado, se empecina y se desgaja la cintura para exhibir su incapacidad y permanecer  así, ajeno a la realidad y a las necesidades más sentidas de la población potosina.

No cabe la menor duda, que al Ayuntamiento de la capital, a sus funcionarios y  a sus aplaudidores mediáticos incansables se les fue irremediable, impune y en blanco el último trimestre del 2018; la cuenta regresiva sigue y a la actual administración capitalina le quedan miserablemente 2 años y 8 meses para intentar cumplir con todo un catálogo de buenas intenciones, deseos y propósitos que, a cómo van las cosas, será literalmente inalcanzable.

A estas alturas, en el trienio pasado ya se tenía formalmente un Plan Municipal de Desarrollo, instrumento legal y obligado para encausar los programas y acciones de la administración pública municipal. Pero la nueva gestión, la que encabeza Xavier Nava Palacios, ya argumentó, que el retardo u omisión obedece a que se busca armonizar el Plan Municipal, ¡NO! con el Plan Estatal del gobierno de Juan Manuel Carreras López, sino con el Plan Nacional de Desarrollo “PND” léase (Penede) del presidente López Obrador. ¡Vaya tentación del chamaco! ¡Que ilusos! y que poca visión de la realidad local y nacional.

Hace tres años, por lo menos decenas de miles de potosinos ya circulaban cómodamente y seguros por una de las calles más transitadas e importantes de la capital, la “Avenida Universidad” que en menos de 100 días fue totalmente pavimentada  y rehabilitada tras los turbios contratos y las obras chafas que en su momento realizó el candidato perdedor al Senado de la República, Luis Antonio Mahabub Sarquis, aspirante ahora a una dirigencia nacional empresarial tras la brutal madriza que le pusieron en las urnas.

Ya pasaron 90 días y vamos en el 4º mes de 36  y el gobierno de la ciudad no solo no da color, rumbo y sentido, sino que se encuentra paranoico y extraviado. Iniciado este 2019, los potosinos, por lo menos esperábamos el Plan Municipal de Desarrollo que habrá de contener las acciones y programas del municipio, el PMD, (para eso hicieron las consultas) o por lo menos, algún proyecto o un detallado de las obras que el Director de Obras Públicas, Marco Antonio Uribe Ávila, aseguró y festinó haber realizado en tres meses con 70 millones de pesos.

Lamentablemente nadie sabe cuándo y en donde se hubiese hecho alguna  obra importante en las calles de la ciudad, y, para ser claros, lo único que los habitantes perciben y observan, es esa actitud perniciosa y enfermiza de perseguir, satanizar y linchar al de atrás. Marco Uribe, dice, según él, haber invertido 70 millones de pesos en obras que no se ven por ningún rumbo,  tampoco el rostro, el nombre o la razón social de las 50 empresas “afines” o los contratistas “cuates” que se llevaron esa lana.

Y no solo eso, Marco Uribe sostiene que el proyecto de viabilidad de la avenida Fray Diego de la Magdalena se encuentra estancado por intervención de la Secretaría de la Función Pública SFP. ¿Qué acaso no fueron constructores como Marco Uribe Ávila,  y otros, los que se sintieron agraviados por no se les concedió o concesionó la obra? ¿Que no fueron ellos y otros intereses oficiosos los que precisamente interpusieron la queja en la Función Pública, misma que al final del día exhortó a que el gobierno anterior regresara los recursos que se habían logrado? En verdad que poca progenitora.

Por otro lado, su homólogo director, Gonzalo Benavente, sale con la bobada de que, “por arte de magia” aparecieron en la Subdirección de Alumbrado Público 4 mil 500 luminarias de mejor calidad que las instaladas por la empresa PANAVI. Dice no saber de donde salieron o como se adquirieron y, en su intento por rectificar su necedad dijo que las luminarias tipo LED ya fueron instaladas, es decir, por lo pronto  se las apropió, se las agenció, las instaló y las encendió, sin saber su origen y sospechosa existencia; en fin, la mediocridad y el protagonismo sigue campeando.

En otras áreas municipales, no cantan mal las rancheras. El Contralor José Mejía Lira ya le anda pidiendo a la CFE los domicilios de los 5 ex funcionarios a los que no ha sido posible entregar su notificación de comparecencia. Tan sencillo como que se eche un brinco al Catastro y no andar en  brincos cuando el suelo es tan parejo.

Igual ocurre en Comercio, que nomás no encuentra la rendija para controlar el ambulantaje que el anterior Alcalde les dejó ordenado. Bueno, ya la Vicepresidenta de Nuestro Centro, Alejandra Cedillo, de quien el Ayuntamiento presumía tener bien controlada y untada ya está planteando seriamente en exigir la renuncia de su titular y del Subdirector José Juan Pérez Guillén.

En breve lo abordaremos el desempeño de otras áreas, pues sus titulares son clínicos y hondamente preocupantes. Mientras tanto, resignémonos a que los servicios públicos municipales seguirán pésimos y pese a que el tiempo corre sin perdonar.

Hasta pronto

 

 

- Advertisement -
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias

%d bloggers like this: