15.1 C
San Luis Potosí
spot_img
spot_img

Entérate

Últimas Noticias

lunes, abril 22, 2024

 

ZONA DEL SILENCIO

Viajar en carro a 70 millas por hora es una experiencia que no produce tanta adrenalina como pudiera esperarse. Pero innegablemente la adrenalina fluye cuando circulas en motocicleta a una velocidad de 80 millas por hora, con un motor de 750 c.c. colocado bajo del tanque de gasolina, el cual va pegado a tu cuerpo y que al apretarlo fuertemente entre tus piernas sientes la sensación de un electroshock, en verdad dura poco tiempo, poquito, porque correr a esa velocidad solo se puede sostener en muy pocos espacios de carretera, dado el que un pequeño bache, una piedra del tamaño de una guayaba, un chorrito de diesel en el asfalto, te pueden llevar solo Dios sabe a dónde.

Un metro de distancia es lo que media entre tus ojos y el asfalto. Este pareciera venir a tu encuentro envuelto en un negro brillante de chapopote.

Corta es la distancia en verdad y la velocidad hace que parezca aún más corta… Debes ver, oler y presentir todo lo que pudiera pegar en la llanta delantera; solo así escapas de fracturas múltiples, o bien, de ir a conocer a la flacucha muerte. Por esa razón es menester el circular a 50, 60 millas por hora…, y en su momento acelerando para rebasar al tráiler, sintiendo su propia sombra ―sombra del mal que te devora― y ves las gigantescas llantas a tu misma altura, llamándote a gritos para que te acerques a ellas, y capaces son de hacer, para tal efecto, un striptease que te provoque el acercamiento ―de la misma forma que en la mar el canto de las sirenas pierde a los pescadores―.

Así, las ruedas, de par en par y otro y otro par, quedan atrás cuando las 90 millas se marcan en el velocímetro de tu motocicleta.

De esta forma, nuevamente la motocicleta hizo posible llegar al sitio conocido como “zona del silencio”, -en esta ocasión, abordando el área por la parte perteneciente al estado de Durango-, en donde debe de estar enterrado el ombligo de Doroteo Arango… Ciertamente que a esta zona se puede acceder por muchos lugares. En esta ocasión toco arribar por una especie de laguna seca. A vuelta de rueda y en donde la bota del motociclista, al igual que las llantas del vehículo, se hundían de 5 a 7 centímetros en la tierra, más que seca, absorbente; tierra muerta, sin hormigas… Lento fue el acceso, retardada la llegada al punto en donde se pudiera observar o sentir, a cabalidad, algo que justificara el nombre de aquel sitio conocido como “zona del silencio” ―finalmente cualquier sindicato es una auténtica y real zona del silencio―.

Por fin, el cansancio y nada más que él, determina que se llegó al sitio adecuado para acampar. Nada de fogata porque ahí no hay leña. La tienda de campaña fue a dar sobre de la motocicleta, y solo la bolsa para dormir ocupo su propio espacio sobre de la misteriosa tierra…

En verdad que el sitio es poco común. Por principio de cuentas, ahí nada se mueve; algo debió fumigar a los insectos, el viento se fue a silbar por otros confines. Aquello parece tan quieto como una fotografía… Claro, a nivel de piso, porque si volteas para arriba verás a las estrellas moviéndose a su propio ritmo, algunas menos que otras, la mayoría sin prisa, lentamente, persiguiendo a las más veloces y brillantes, aun y que de pronto estas se opacan hasta desaparecer…, sí, pero sin previo aviso resurgen en medio de un grito de luz al que pareciera que pudieras tocar, abrazar y hasta besar.

Así pase la noche, tratando de encontrar algo que en la tierra se moviera ―posible risotada de viento―, algún animal que anduviera de parranda. Y las ganas de tratar de prender la fogata para ver si las llamas danzaban ―como es costumbre― o se quedaban quietas como velas de pastel antes del soplido…

Pero nada, abajo todo era solamente una fotografía en tanto que el cielo danzaba, y aun la estrella más quieta y opaca, en su momento, como mujer coqueta, pareciera que te guiñaba un ojo… Por esta y otras razones, señalado quede que este sitio debiera cambiar su nombre de “zona del silencio” por el de “zona de quietud y soledad”.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
%d bloggers like this: