19.5 C
San Luis Potosí
spot_img

El PRI es como la Huasteca potosina CJM en la ruta del 21

spot_img

Entérate

Últimas Noticias

lunes, mayo 20, 2024

Hay quienes afirman que  ni volviendo a nacer, el PRI podría resucitar o levantarse para recuperar la confianza y reconquistar a los electores. Que yo me acuerde, algo así se decía en el 2000 cuando el PAN, con Vicente Fox, arribó a la presidencia de la República. Algunos con sarcasmo y otros con plena convicción y melancolía decían: “El PRI no ha muerto porque seguirá viviendo en nuestros corazones”.

Durante 12 años, el Partido Acción Nacional PAN gobernó el país, aparentemente con un  ejercicio diferente, al fin y al cabo, más refinado, con las mismas mañas y con las mismas truculencias de los regímenes priistas. Fox y Martita, y los hijos de la primera dama, que en sus sueños húmedos y prolongados se sentía presidenciable, hicieron con otros panistas los negocios de su vida.

Hasta algunos guanajuatenses se sentían orgullos de que el presidente más inepto e ignorante de la historia contemporánea fuera  originario de su tierra. Con Fox, seamos honestos, se perdió el respeto por la investidura presidencial. Su vulgar y florido lenguaje llevó a los mexicanos a tutearlo y a ningunearlo cuando ofreció aplastar a las víboras mazacuatas y tepocatas que  veía en el PRI, desgraciadamente y para su infortunio, las botas cuatreras que usaba no le sirvieron ni para pisar ni un solo callo.

Después de Fox, el PAN conservó el poder con un Felipe Calderón  que estúpidamente y sin plan alguno le declaró la guerra al narco. El resultado ya todos los mexicanos lo conocemos, el surgimiento de innumerables células del crimen organizado, decenas de miles de muertos y desaparecidos  y el recrudecimiento de la violencia en todo el país, principal causa de la derrota electoral del PAN en 2012.

El PRI de Enrique Peña Nieto recuperó 12 años después Los Pinos, pero en la práctica fue rehén de los tradicionales grupos del poder político y económico. Los niveles de corrupción alcanzaron durante su gobierno su máxima expresión, y fue tal vez, el propio presidente, un  actor o protagonista central de muchas historias.

La cordura y la actitud política madura de un PRI opositor durante 12 años, Peña Nieto y los gobernadores priistas la entendieron no como un acto de responsabilidad política sino como un desempeño de sumisión que, consecuentemente, al final del día llevó al partido a una fiesta que se convirtió en la más grande tragedia para el partido con el resultado adverso del pasado primero de julio.

Para el PRI, ciertamente “las cosas están en chino” pero no son imposibles si en verdad se resuelve trazar una ruta distinta; de ello dependerá el éxito o el fracaso en las elecciones en nueve estados y en los comicios federales intermedios del 2021. En el concierto local, ya hubo por lo menos señales y cambio en la dirigencia del partido, pero además, ya surgió el primero que levantó la mano para decir “me encantaría ser gobernador de mi estado porque es una aspiración legítima de todo militante priista.”

Carlos Jiménez Macías, tiene una larga trayectoria y exitosa carrera política; nunca ha sido señalado por actos indebidos, su experiencia y madurez la obtuvo en el trabajo sindical, en la tarea partidista, en el quehacer legislativo y en la función diplomática. Tiene amigos, pero también enemigos de verdad que buscarán, como siempre, cerrarle el paso y frustrarle otra vez sus aspiraciones.

Carlos, como dicen sus amigos, tiene todo para convertirse en el candidato del PRI al gobierno del estado. Hoy por hoy, los escenarios y la coyuntura le favorecen. Su único pecado es “no tener el pedigrí que los curros o la potosinidad exige o condiciona a quienes desean gobernar el estado”, no obstante, muchos de esos personajes del poder económico no ven con malos ojos un cambio de rumbo en la entidad, sobre todo si no se opone o no afecta a sus intereses.

Con claridad, Jiménez Macías ha convocado a los priistas potosinos a no poner la mirada en los adversarios para encontrar una explicación o para obtener respuestas de la tragedia del partido, sino que hizo un llamado para situarse frente al espejo y aceptar en que se falló, y porque como institución política que es el PRI, considera que todos fueron corresponsables de la derrota del año pasado.

Carlos está convencido, de que si bien se perdieron algunas elecciones, los priistas no han renunciado a su identidad ni a su sentido de pertenencia. Ha dicho que el PRI permitió que otros se apropiaran de sus banderas y también admitió que el priismo profundo no alzó la voz a tempo para denunciar y castigar la descarada corrupción que se enquisto en las filas del partido.

El PRI, lo decimos desde este editorial, “es como la Huasteca Potosina, a pesar de las sequías, los incendios o las trombas y huracanes que la azotan, la devastan  y la lastiman año con año, tiene siempre una enorme capacidad de recuperación”, está demostrado que el PRI puede reinventarse.

El secreto tal vez, es que Carlos y los priistas que simpatizan con su proyecto, comiencen a sentarse y analizar las posibilidades reales de la competitividad, empezando por no confundir cambio con ruptura, pero sobre todo asumiendo una franca actitud de apertura e inclusión, en donde la amarga experiencia se convierta en una oportunidad descomunal para desterrar vicios, grillas, chismes e inercias que destruyen y desunen.

Jiménez Macías no es ajeno a la nueva realidad política que hoy se vive en San Luis Potosí. Conoce de la correlación de las nuevas fuerzas políticas existentes. Su estancia de 6 años en el Consulado mexicano en Chicago no lo distanció de su terruño. Es un político que ha aprendido de los errores y no es un hombre que se deje llevar por la frustración simplemente porque no es buena consejera.

Carlos sabe que la reconciliación es un ejercicio de  reagrupamiento para transformarse. De antemano entiende, que para preparar el terreno y luego entrar en contienda, tendrá que visualizar, motivar, sentarse y establecer las alianzas transversales que definen y que lo pueden posicionar para llegar sin problema a la candidatura.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
%d bloggers like this: