Calaverita: Lorena Valle Rodríguez

15

Muy contentita andaban doña Lorena
regalando despensas y cunas de cartón,
de la capital y la huasteca no salía
pues a La Muerte le corría con razón.

Del Covid con cubrebocas se protegía
pero de repente alguien la contagió
y en Hospital Central los tenis colgó
ahí se encontró a muchas señoras
que le agradecieron su buen apoyo.

La Huesuda se sumó a la charla
que hasta una despensa le tocó!
Pero también pidió unas cunas
para los hijos de La Llorona,
que tristemente los perdió.

Doña Lorena se murió contenta,
la llevaron a Valle de Los Cedros,
donde desde ahí trabaja con amor,
pidiendo a San Pedro su cooperación.