Javier Lozano, estratega de comunicación política de la campaña de Octavio Pedroza

9

*Calificó al candidato como un hombre de experiencia, de resultados y que no quiere servirse del poder
*Queremos enviar el mensaje de que San Luis está ante la disyuntiva de avanzar con Octavio o retroceder con los demás, afirmó el ex senador

El exsenador de la República, Javier Lozano Alarcón, se integró como estratega de comunicación política de la campaña de Octavio Pedroza Gaitán, candidato de la Coalición “Sí por San Luis Potosí”, con el objetivo de posicionar cada vez mejor su nombre, sus propuestas y su trayectoria.

En rueda de prensa detalló que le queda claro que la Coalición “Sí por San Luis Potosí” tiene a un gran candidato, al que todas las encuestas serias posicionan como el próximo gobernador y que tiene un gran contraste con las otras alternativas, algunas peligrosas, particularmente la del candidato del PVEM-PT.
“El reto es ayudar a posicionar cada vez mejor el nombre de Octavio Pedroza. La labor de Octavio Pedroza, desde que fue alcalde, su paso por la Secretaría del Trabajo, por el Senado y hacer llegar el mensaje a todas las plataformas y medios de comunicación”.

Agregó que se siente orgulloso de la Coalición “Sí por San Luis Potosí”, porque los partidos supieron poner el interés ciudadano por encima de intereses propios y ahora el 6 de junio los potosinos están ante la disyuntiva de avanzar o retroceder. “Y me queda clarísimo que el avance está con Octavio Pedroza”.

Calificó a Octavio Pedroza como un hombre con gran experiencia política, capaz de integrarse a equipos y de dar resultados, que cree en la inversión pública y privada como el motor de la economía y que, además, quiere llegar a gobernar para servir con el pueblo, no para servirse de él.

“Yo no sé en qué momento se piensa que Gallardo puede ser gobernador. Este estado merece tanto más y no el retroceso que significa este personaje. ¿Para qué quieres el poder?, ¿para servir con él o para servirte de él?”.

Finalmente envió un mensaje a la ciudadanía de no poner el estado en manos de una persona no digamos de dudosa procedencia, sino involucrada en conductas ilícitas.