22.3 C
San Luis Potosí
viernes, septiembre 30, 2022
spot_img

Gallardo, entre la ley y el deseo secreto de la gente sobre la pena de muerte.

Entérate

spot_img

CAMINANTE

Toño Martínez

Ricardo Gallardo Cardona, gobernador de San Luis Potosí sufrió un torbellino de frustración, coraje, recogió el deseo secreto de la gente desesperada por la violencia y criminalidad, le agregó un aderezo de populismo y se pronunció para que se aplique la pena de muerte y la castración física o química a delincuentes extremos y a violadores sexuales.
Tal postura no le correspondía como Gobernador pues se supone que debe saber al menos en grado mínimo que la Constitución y Códigos Penales Civil y Militar tienen abolida como solución final privar de la vida o inutilizar permanentemente la capacidad reproductiva del hombre desde 1976 y 2005 respectivamente.
Ese año el entonces presidente Vicente Fox Quesada la prohibió definitivamente.
Tampoco está permitida la castración física o química por ser irreversibles y atentan contra el derecho a la vida.
Pero vamos a la lacerante realidad de un país desangrado por la delincuencia, homicidios, femenicidios, secuestros, extorsiones, asaltos, asesinato de policías, niños, jóvenes, sacerdotes, candidatos, profesores, jueces; las violaciones y ataques sexuales están en el peor nivel de su historia y San Luis Potosí no se salva.
Usted como yo en cualquier lugar hemos escuchado tras un nuevo crimen o la violación y asesinato de una niña o mujer: la expresión : “que los maten”.
Es el grito de dolor, impotencia, frustración, furia contra un fallido Gobierno Federal y los estatales que no son capaces de construir un efectivo esquema de seguridad y protección de la ciudadanía; el primero porque a pervertido los cimientos de prevención y atención al orden, y del Estado de Derecho y los segundos por complicidad e ineptitud.
Combinado con el miedo y la incertidumbre de salir a la calle, abrir un negocio o empresa o estar en el lugar equivocado en una de tantas balaceras engendra el anhelo de la solución final en amplios sectores de la sociedad
Sin embargo en un país con un sistema de justicia corrompido dominado por intereses políticos y en el colmo por un Gobierno – federal- perseguidor de adversarios políticos, periodistas que no se someten a su dominio, empresarios, liderazgos instaurar la pena de muerte equivaldría a matanzas terribles de inocentes.
Esa ira es mejor canalizarla hacia la organización de la sociedad que exija, demande, reclame a su gobierno que cumpla con proteger y brindar seguridad a la
población, que deje de creer las lisonjas de un equipo de ineptos que le pintan un país de Alicia y sus maravillas que se implemente no existe, al menos bb en esa visión.
Gobernador Gallardo Cardona revolvió la llaga con una declaración que no
le correspondía porque como mandatario está para ofrecer alternativas anti crimen coherentes entre la ley y la pustulante realidad.

- Advertisement -

Últimas Noticias

A %d blogueros les gusta esto: