Homicidio en el Campestre sigue sin resolverse

20

Han pasado 19 meses y no se ha logrado una sentencia por el homicidio de Eugenio Castañón Elizondo quien fue asesinado por su amigo el 5 de mayo del 2017, en la calle Paseo Alto número 124 del Fraccionamiento Club Campestre.

El tío de la víctima, Eduardo Castañón Moreno ofreció una rueda de prensa donde señaló que la familia se encuentra preocuda porque el juicio no camina,  “no entendemos la razón por la cual no hay resultados y sobre todo porque hay un homicida confeso, porque él mismo llamó al 911 y él mismo se presentó en la casa del Fiscal  a reconocer y decirle que había herido a una persona en su casa y al final no lo hirió lo asesinó”.

Dijo que a la fecha sólo se han realizado dos audiencias en donde al inculpado se le vincula a proceso, “en teoría el nuevo sistema penal era para agilizar todo lo que tenía que ver con juicios y es lastimoso porque esta persona quien fue el homicida de Eugenio  ya tenía antecedentes, acusaciones serias por violación, y después  por casi matar a goles a uno de sus tíos, pero no pasa nada, salió libre y asesina a Eugenio”.

Expresó que el juicio no ha caminado y está detenido a pesar de las fechas que se han señalado, a pesar de ello, dijo que confían en la autoridad y que lo único que está solicitando la familia es justicia, sobre todo porque el detenido ya aceptó que cometió el homicidio y no se le ha podido dictar una sentencia.

Los abogados de la familia señalaron que hay interés de la defensa de reponer las dos únicas audiencias que se han realizado, que en primera instancia se rechazó pero ahora el órgano colegiado lo aceptó y esperan que no quieran desestimar los cargos.

Por su parte el abogado de la familia, Alfredo López Montante dijo que durante el proceso la defensa ha estado muy insistente en realizar nuevamente las dos únicas audiencias que se han hecho, lo cual les causa suspicacia puesto que éstas se realizaron conforme a derecho y los órganos ya reconocieron que son legales y no se deberían de volver a realizar.

Como se recordará el homicidio de Eugenio Castañón Elizondo ocurrió el pasado 5 de mayo del 2017 en el Club Campestre, y de acuerdo con la información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Estado. La víctima perdió la vida en el acto, sin embargo, fue llevado a la Beneficencia Española donde finalmente se informó que había fallecido.

Al lugar arribaron elementos de la Policía Ministerial pero los agentes de seguridad privada del fraccionamiento intentaron ocultar el hecho. Según informes oficiales, no se permitió el acceso al exclusivo Club de cuerpos de auxilio como Cruz Roja y mucho menos a la policía estatal.

El presunto responsable del hecho, Eduardo N., fue detenido por las autoridades y puesto a disposición del Ministerio Público.

Al llegar al lugar del homicidio, los policías ministeriales tuvieron a la vista el cuerpo de un joven que a simple vista tenía un impacto de proyectil de arma de fuego en la cabeza, mismo que ya no presentaba signos vitales, por lo que el cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Legista para la necropsia de ley.

El área de Servicios Periciales de la PGJSLP aseguró el domicilio y llevó a cabo la recopilación de los indicios y su embalaje, entre ellos un arma de fuego.

Al día siguiente la Unidad Especializada de Homicidios y Feminicidios de la dependencia integró la carpeta de investigación y puso a disposición de la autoridad judicial al ahora imputado, quien por la noche fue llevado a la audiencia correspondiente.

Ahí, el Juez de Control calificó de legal la detención y se le formuló la respectiva imputación por los hechos ocurridos y quedó en prisión preventiva en el centro de reinserción social de La Pila.

Sobre este caso se insitió mucho en la relación sentimental que sostenían el ahora occiso Eduardo Castañón Elizondo con una de las hijas del ahora Fiscal General del Estado, Federico Garza Herrera; de nombre Mónica.