¡Maldita pandemia! Nos carcome por dentro y por fuera.

11

Por Raúl Ruiz

El confinamiento obligado es destructivo. Nos va consumiendo lentamente.

Ya he dado cuenta en trabajos anteriores, algunos ángulos del deterioro sufrido.

No solamente la salud física y la economía, sino los estragos en la salud mental. Ahora en nuestras tradiciones.

Estamos en la transición histórica a la que conoceremos como LO COVIDIANO, donde la transformación de la humanidad nos obliga a alterar el status quo que veníamos arrastrando por siglos.

Transmutación forzada que, revuelve, horada trastoca, desordena y mata.

Pero al mismo tiempo revoluciona, transforma, provoca nuevos paradigmas.

La conmemoración del 210 aniversario de la independencia de México marca esa variación entre el ayer tradicional y el hoy Post COVIDIANO.

“El grito”, sin mexicanos en la plaza, sólo se había visto en Ciudad Juárez en la administración del entonces presidente municipal José Reyes Ferriz, cuando los juarenses le hicieron vacío merced al repudio de su gobierno.

Anoche, el presidente de México, acompañado solamente por su esposa y su escolta, cumple con el protocolo de exaltar a los héroes que nos dieron patria. Y ofrece, como siempre, el maravilloso espectáculo de los juegos pirotécnicos que iluminan de colores y formas diversas, el cielo mexicano.

¡Viva México! Gritamos todos desde casa, vestidos de charros y chinas poblanas, comiendo pozole con rabanitos; y los más pudientes, chiles en nogada.

¿Será así en adelante? A ver qué dicen las autoridades sanitarias.

La rifa del avión

Se dejó para esta fecha la famosa (como increíble), rifa del avión presidencial. Una lujosa nave que ni Obama la tuvo. Bueno, ni el propio Donald Trump la tiene.

Criticable, muy criticable idea de efectuar un sorteo que parece haber sido diseñado en el programa de Chabelo donde te catafixia los premios.

Te rifa un avión, pero si te lo ganas, sólo te entrega 20 millones de pesos.

Yo tengo un boleto que me regalaron, y esperaré los resultados de la lotería, porque de todos modos, veinte millones de pesos no los traigo en la cartera.

El aporreado sorteo nació criticado y con nula credibilidad; pero cerró peor, pues el mero día de la rifa, el director de la Lotería Nacional, ¡renuncia! Y declara que fue por no haber querido ser comparsa de un fraude, pues al parecer, le habrían sugerido manipular el mecanismo de las bolitas de la suerte, para hacer ganar el premio a un súper amigo del presidente.

¡Nomamespancho!

Las cuentas congeladas

Otro tema que no puedo dejar pasar, es el de las cuentas congeladas. Un mecanismo de presión muy cabrón, que afloja las corvas y el estómago a quien se le aplica.

A muchos ya nos pasó. El SAT, cuando no estás al corriente en darle tu información financiera, congela tus cuentas bancarias, así a la brava, hasta que aclaras con exactitud el origen de tus ganancias y lo declaras con los formatos que la misma Secretaría de Hacienda emite.

Pero también, es un modo de coerción. Que hoy utiliza el gobierno federal, para defenderse de los golpistas. Un arma coercitiva.

Por lo pronto, las cuentas del ex director general del ISSSTE, José Reyes Baeza, también exgobernador de Chihuahua, han sido congeladas, la UIF lo señala como responsable de desviar 129 mdp cuando estuvo al frente del ISSSTE.

“Es un Linchamiento Público y sin Defensa” alega Reyes Baeza.

Pero para la gente, es un agravio. Y se pregunta, ¿un gobernante, o un funcionario ladrón puede acumular millones en sus cuentas privadas, y vivir en la impunidad mientras lo cubren sus amigos?

Dice que él cumplió su gestión sin problemas y que pasó perfecto las auditorías en 2017. Obvio, cuando todos sus amigos eran los que calificaban su administración.

En fin, esto apenas comienza. Vayan por sus palomitas.