Partidos y líderes corruptos y corruptores

517

Rafael Aguilar Fuentes

Dicen, y dicen bien, qué los líderes políticos que se enquistan en los partidos políticos corrompen su relación con la sociedad, con la prensa y con sus militantes. En el caso de Eugenio Govea Arcos, Oscar Vera Fabregat y Manuel Barrera Guillén, ya nada se puede hacer, no tienen remedio. O eso se pensaba, en el caso de Barrera. A Eugenio y a Oscar Vera, se les puede insultar hasta el cansancio, vomitarse arriba de ellos, defecarse, decirles pútridos, ladrones, tiranos, farsantes, cínicos y asquerosamente hipócritas. “Lo dicen por envidia”, contestan los infames.

También recordarles que abandonaron a sus cónyuges, cuando estás los conocieron en la peor de las miserias, soportaron una vida de esfuerzos y por último, les dieron la espalda, eso tampoco les importa. (Y a mí tampoco la verdad) Cuando les preguntan de qué manera se autorizan sus sueldos y gastos de representación como presidentes de sus partidos, cínicamente contestan: “Es decisión de mi partido otorgarme tales prerrogativas, respeten la vida interna” Movimiento Ciudadano, Conciencia Popular y hasta hace poco el Verde Ecologista nunca hacían asambleas, no tienen comité ejecutivo estatal, no conocen del recurso interpartidista electoral, no, ni madres, nada de democracia interna, no señor, eso ni pensarlo. Eugenio Govea siguió el camino de Oscar Vera Fabregat: Reprimir, hacer de su partido un vil negocio, en la absoluta antidemocracia, son capaces de agredir físicamente a quienes no “respeten” se rodean de puro muerto de hambre, de desempleado, son fábricas de resentidos, de rateros, de prostitutas, de gente dañada que solo salen a joder la sociedad. Oscar Vera incluso ni local del partido tiene, él impulso una ley infame retrograda: Que un plurinominal pueda ser otra vez plurinominal ,aunque ese puesto le corresponda por cuestión de genero a una mujer ,y no tiene una sola militante qué le proteste. Incluso, este tema no le importa la sociedad, al 99% de la gente le parece normal que los políticos sean rateros, que la roben, están divorciados del sentir de la gente, ya no es noticia criticar a estos dirigentes, cuando es increíble la cantidad dinero que manejan y nadie los audita. Eugenio, Vera y Manuel Barrera, pueden robarse lo que quieran de las prerrogativas de sus “congales políticos ” Cuando alguien se atreve a cuestionarlos montan en irá, atacan con todo, pues ellos son “pachucos” vividores y grillos profesionales, no están para ser cuestionados o auditados, los consejeros electorales no sirven absolutamente para nada y el INE es muy cautelosos en meterse con auditorías a partidos políticos, pues ellos mandan y ponen al pleno del consejo electoral. Oscar Vera cumple 22 años al frente de su partido- negocio, ya lo abandonaron hasta sus hijos, es incuantificable el dinero que se ha robado y que ha desviado, pero sigue y sigue. Eugenio Govea, ha sido cuatro veces diputado senador, entendió que hay que tener un prostíbulo privado llamado “partido político” para hacer lo que le pegue en gana. Manuel Barrera ha sido diputado en varias ocasiones, su señora también, estamos ante un San Luis esclavizado, sometido, eyaculado, omiso y rependejo. El peor cáncer que tiene la sociedad, la falta de oportunidades, la miseria generalizada de los jóvenes, etc. etc. nace en la pudrición que hay en los partidos políticos y en la autoridad electoral. Allí, deberían darse los actos de justicia electoral hacia la ciudadanía, pues esta autoridad es la que cuenta los votos y el dinero electoral, además de otorgar las constancias de mayoría, es la que debe promover la legalidad en todos sus aspectos.

Pero no señor. Luego los corren. Por otro lado. Manuel Barrera Guillén y su esposa (o ex) Iveth Salazar recibieron un duro golpe de su propia dirigencia nacional, allá en México se cansaron del como convirtieron en un coto privado a ese partido durante muchos años, por el mínimo respeto a esta pareja no publicó lo que se afirma de ellos y la forma en que prostituyeron a este partido y lo utilizaron como vil papel del escusado, hasta que se cansaron. Hoy, los hacen un lado cuales viles moscas, Manuel e Iveth se agasajaron y saquearon todo lo que se puede saquear de una institución. Eternos diputados o secretarios, beneficiarios de las alianzas y pactos de ese partido en el estado, antidemocráticos ruines, bajos, bien que mal terminan enriquecidos. Hoy parecen ver su negocio derruirse. Y no entiendo la molestia de los pocos militantes del Verde, que se oponen a esta alianza con el Gallardismo, quién lleno el auditorio Miguel Barragán de un día para otro. La Gallardía sacó casi 265.000 votos en la elección pasada, estos votos definen una contienda en todos los sentidos, hay estructura, hay un liderazgo vivo, qué tendrá rentabilidad electoral en el 2021 y en posteriores elecciones. José Ricardo Gallardo Cardona anda con todo en su actividad legislativa y política, realiza una impresionante y única labor de gestoría, trabajo y más trabajo, les guste o no, es un buen diputado. Por otro lado, cada vez es más evidente que la burbuja publicitaria y escandalosa con la que llegó Xaviercito Nada poco a poco se desinfla, nada está dicho para el 2021. Lo cierto es que las alianzas electorales siguen siendo el arma más efectiva para muchas fuerzas políticas en el país, es más, muchas veces son todo en el panorama que ya empieza a esclarecerse. Panistas, priistas y empresarios, intentarán conservar el poder en San Luis Potosí. Morena y López Obrador necesitan de la alianza de fuerzas progresistas y de izquierda para atemperar y equilibrar la próxima contienda electoral. En concreto.

La alianza estratégica ciudadana con el Partido Verde Ecologista y del movimiento Gallardista, cambian de manera indubitable, el panorama político y mueve las piezas del ajedrez para el 2021.

Un pacto entre Cándido Ochoa y Ricardo Gallardo Cardona cómo cabezas de ambos movimientos, así como el reconocimiento del presidente nacional del Verde al movimiento regional Gallardista, no es poca cosa. Prácticamente se construye un piso parejo para el próximo proceso. También abre el camino para una futura Alianza con fuerzas como Morena.

La clase política quedó pasmada y no ha sabido responder ante este nuevo panorama político para San Luis Potosí. Los agravios o escupitajos y calumnias en las redes son mínimos y repetitivos, ya existe una sociedad vacunada contra estos, apenas empiezan hacer sus apuestas o sus condenas. Ninguna derrota es para siempre y él que madruga, dios lo ayuda. Eso dicen.