De Fondo

89

Que le hace falta o que necesita el gobernador JM Carreras para decidir

El operativo de seguridad de Semana Santa, anunciado por el gobernador Juan Manuel Carreras López, tranquiliza, alienta a la ciudadanía a salir, invita a permanecer o a transitar tranquilos por nuestras calles y carreteras. El esfuerzo es reconocido, desafortunadamente no convence ni tampoco inhibe a una delincuencia imparable que tiene a los potosinos paralizados y aterrorizados por la serie de hechos violentos cotidianos.

¿Qué necesita o que le hace falta al doctor Carreras para decidirse a dar una sacudida en las corporaciones de seguridad? ¿De veras el General Arturo Gutiérrez y otros jefes policíacos son de los llamados hombres indispensables? ¿de los que no se puede prescindir de ellos?, no lo sabemos y solo Juan Manuel lo podrá decir.

Siempre hemos sostenido que el cambiar a un mando policiaco no es suficiente para resolver el grave problema de violencia e inseguridad que se vive, porque el problema es histórico y estructural, sin embargo, el mandatario no puede seguir sosteniendo a responsables de seguridad que voces de peso y con muchos pesos y otras con autoridad moral como la Iglesia demandan cambios y una reestructuración de fondo.

¿Qué tiene de atractivo un Secretario de Seguridad al que un día y otro también lo ponen en evidencia, se mofan, lo insultan y lo exhiben de incompetente? No lo sabemos, pero alguna virtud escondida debe tener el hombre o igual tiene muchos expedientes reservados como para sostenerse. Su paso por la XII Zona Militar supone un cúmulo de experiencia y acopio de archivos de inteligencia militar que probablemente consignen los enramados de la delincuencia, su capacidad de infiltración en el gobierno, en otras esferas del poder y en las corporaciones mismas, puede ser.

En nuestra opinión muy personal, creemos que nuestro gobernador debiera aplicarse más en el tema de seguridad. No hace mucho, Juan Manuel Carreras propuso la conformación de una policía metropolitana, lamentablemente ello no se ha concretado y más bien pareció una salida emergente y desesperada a un problema urgente ya de resolver y sin posponer.

ENTRE PARENTESIS

Ya en otro espacio, habíamos consignado que desde las entrañas mismas del poder público se estaban alentando y financiando a grupos para fines políticos perversos. Lo sucedido este jueves en el Congreso del Estado, debiera igual encender los focos rojos en el despacho del gobernador. Si lo que están haciendo algunos de sus subordinados es con su autorización o consentimiento, malo, y si no es, más grave aún que sigan sucediendo hechos violentos.

Los principales protagonistas de los hechos, rompieron pactos entre ellos y no solo se extralimitaron en su actuación, sino que traspasaron los límites de la ley y la tolerancia. Si no se interviene, si no se dialoga y si no se pone un freno, luego no nos lamentemos de situaciones que podrían generar un escenario de ingobernabilidad, condición que por supuesto a nadie conviene, ni a los de palacio, ni a los de enfrente.

deleoncardona@hotmail.com