Arranca Salud las acciones de la semana mundial de la lactancia materna

    28

    · Que los recién nacidos sean alimentados exclusivamente con leche materna los seis primeros meses de vida y que posteriormente ésta forme parte complementaria de su alimentación hasta los dos años de edad, el objetivo.
    · Concientizar a las potosinas de que la lactancia materna proporciona una nutrición óptima para el crecimiento y desarrollo del recién nacido y del impacto que ésta tiene en la prevención de enfermedades, forma parte también de las actividades.

    En el marco de la conmemoración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna que dio inicio el 1º. de agosto y concluirá el próximo día 7, los Servicios de Salud de San Luis Potosí apoyan y promueven los beneficios de la lactancia materna en todas las unidades de salud de manera permanente, señaló la doctora Velia Uresti Alvarado, Coordinadora Estatal de Salud Materna y Perinatal.

    La funcionaria estatal indicó que es vital que las potosinas tengan presenta la importancia que tiene para sus pequeños la nutrición en sus primeros meses y años de vida, así como las prácticas de alimentación correctas que tienen que seguir:

    “En los Servicios de Salud siempre vamos a estar a favor del bienestar de las madres y de los recién nacidos, por ello para nosotros es muy importante siempre que tengan presente que juegan un papel fundamental para lograr un estado de salud óptimo en las etapas inmediatas y posteriores de la vida de su bebé, y por ello les compartimos siempre las recomendaciones que emite la Organización Mundial de la Salud entre las que se destaca que la alimentación de los recién nacidos durante los primeros seis meses debe ser únicamente mediante la lactancia materna y que después de este período la leche materna debe ser un complemento de su alimentación hasta los dos años de edad o más”.

    “Las ventajas para el lactante son muchísimas porque le proporciona una nutrición óptima que favorece un crecimiento y desarrollo adecuado hablando de peso y talla, pero también impactando en la prevención de las principales enfermedades y en la mortalidad infantil; del mismo modo la lactancia materna reduce el riesgo de alergias e infecciones debido a que la leche contiene factores antiinflamatorios e inmunomoduladores, además de que favorece el vínculo afectivo madre-hijo, ya que disminuye la incidencia de maltrato infantil y abandono debido a los lazos afectivos al momento de amamantarlo”.

    Velia Uresti Alvarado indicó también que para la mamá la acción de amamantar a su pequeño le es benéfica por que favorece la modificación uterina, ya que colabora en la disminución de la hemorragia posparto y además se reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario:

    “También ayuda a la disminución de la incidencia de osteoporosis, ya que contribuye a la remineralización ósea y ayuda a la calcificación de los huesos, además de que favorece la recuperación del peso previo al embarazo, debido a la utilización de reserva de grasa para producir leche humana”.

    “Las nuevas madres deben considerar que ante la presente epidemia por COVID-19 aún no se ha evidenciado que la trasmisión del virus se dé a través de la leche materna, por lo que se recomienda que la lactancia sea iniciada y mantenida aún en caso de que la infección de coronavirus sea confirmada en ella y siempre y cuando la madre deseé amamantar y esté en condiciones clínicas adecuadas para hacerlo, y para ello deberán adoptar todas las medidas de prevención para reducir el riesgo de transmisión del virus a través de salpicar al bebé con gotitas ya sea al respirar, al hablar o durante el contacto físico, por lo que se les pide que siempre porten el cubrebocas cuando amamanten a su pequeño y con ello lo protejan”, concluyó señalando la doctora Velia Uresti Alvarado, Coordinadora Estatal de Salud Materna y Perinatal de los Servicios de Salud.