Autoridades de Tula e IMSS no fueron alertadas del desbordamiento de río; familiares afirman que muerte de pacientes COVID pudo prevenirse

12

Durante las inundaciones en TulaHidalgomurieron 14 personas que se encontraban internadas en el Hospital General de la zona 5 del IMSS enfermas de COVID-19 por falta de energía eléctrica. Las autoridades de Tula y del Instituto aseguran que no fueron alertadas antes del desbordamiento del río Tula; las familias claman por justicia, consideran que la tragedia pudo haberse evitado.

 “Recibí una llamada de mi esposo como a la una de la mañana para decirme que fuera a ayudarle porque necesitaba oxígeno, le lleve un concentrador de oxígeno pero ya estaba todo inundado”, Catalina García, esposa de fallecido en inundación, Tula Hidalgo

La madrugada del martes, Catalina García recorrió 26 kilómetros desde avenida Agustín Iturbide en la colonia Santa María Quelites, en Tepeji del Río, hasta el hospital del IMSS en Tula, ubicado en Calzada Melchor Ocampo, buscaba auxiliar a su esposo José Manuel Hernández, paciente COVID, al que pudo ver antes de morir.

“Le dije a un señor que por favor fuera compasivo conmigo, que necesitaba llegar al IMSS a como diera lugar, traía una lancha de remos el señor y me ayudó a llegar. Yo estaba ahí, yo les ayude lo que yo pude estuve con mi esposo hasta sus últimos momentos, hasta que él ya no pudo más porque el oxígeno nunca llegó”, Catalina García, esposa de fallecido en inundación, Tula Hidalgo

El pasado lunes, sobre Ecatepec, Coacalco y Cuautepec, en la Sierra de Guadalupe, entre las 5:18 pm y las 5:38 de la tarde, cayó una tormenta severa que alcanzó una intensidad de 86 litros por metro cuadrado por hora. El agua se canalizó por gravedad al emisor poniente, que desemboca en el río Tula, se le sumó el agua del río Cuautitlán desde el Lago de Guadalupe a la altura de Huehuetoca, en el Circuito Exterior Mexiquense.

A la medianoche a esta agua se sumó el afluente de las presas Danxhó, Taxhimay y Requena, todas casi al cien por ciento de su capacidad. De las 12 am a las 3 am los ríos Tula y Tepeji, así como los afluentes Rosas y Salado en Tula se fueron desbordando.

Poco después de las 3 am ocurrió la inundación súbita a la altura del hospital 5 del IMSS de Tula.

Las autoridades involucradas explican cómo y en qué momento se enteraron de la emergencia.

“Sí se hizo evacuación en Tula, lamentablemente lo que pasó en este hospital es que se quedó incomunicado, la lluvia fue muy súbita, la inundación también fue. En 10, 15 minutos se inundó el hospital. Nuestro trabajo de alertamiento es muy puntual, incluso lo hacemos a través de redes sociales, a través de ustedes, de los medios de comunicación”, Laura Velázquez Alzúa, Coordinadora Nacional de Protección Civil.

“Una lluvia importante, sin duda, empieza a eso de las 9, 10 de la noche, el personal, la dirección del Hospital, la jefatura de prestaciones médicas, el IMSS en Hidalgo, la propia delegación, no habían recibido habían recibido ninguna alerta por parte del Comité Nacional de Emergencias que es como opera esto, generalmente. – Protección Civil dice que el desbordamiento fue a la medianoche. ¿Esas horas de alertamiento hubieran hecho la diferencia?- Por supuesto que sí, hubieran sido horas clave para justamente hacer la evacuación si se hubiera considerado necesaria”, Zoé Robledo, director del IMSS.

“El Servicio Meteorológico Nacional, la Comisión Nacional del Agua recurrentemente emite alertas, pero lo que yo reitero hoy es que a todos nos tomó desprevenidos. ¿Recibió una llamada esa noche por parte del hospital? A las doce de la noche recibí una llamada del director de la Clínica 5 del IMSS, sin embargo, ya fue imposible acercarnos hasta las 8, 9 de la mañana, con lanchas de motor, el oxígeno que se requería”, Manuel Hernández, Presidente Municipal de Tula, Hidalgo.

Dos días después, persisten los daños en el hospital, en el estacionamiento aún hay autos que se quedaron bajo el agua y en una farmacia cercana hubo rapiña. Por lo pronto, la familia del señor José Manuel exige justicia.

“Me quede sola, yo era el sustento de mi hogar, el número del seguro era mío, no de mi esposo, yo no tuve ningún apoyo, nadie se ha acercado a mi. No se vale que quede así porque lejos de causas de la naturaleza yo digo que pudieron haber evacuado antes, desde que empezó a subir el agua y ellos solo dijeron suban los pies no pasa nada”, Catalina García, esposa de fallecido en inundación, Tula Hidalgo.

“Mi hermano murió, no solo él tanta gente, nadie les proporcionó lo único que pedían una planta de energía eléctrica para echar a andar los concentradores”, Oscar Hernández, hermano de fallecido en inundación en Tula, Hidalgo.

Con información de Dafne Mora y Bertha Alfaro

Con Información de Televisa