Y El Pollo Va

137

Previsto estaba, será el Partido Verde Ecologista de México PVEM, el primer instituto político quien presente formalmente en sociedad al que será su candidato a gobernador para las elecciones de junio próximo. A reserva de las alianzas que en el más alto nivel se tejen exitosamente con otros partidos y fuerzas políticas regionales, será el diputado, José Ricardo Gallardo Cardona el que encabece un proyecto que, para muchos, de origen resulta atractivo.

Pese a la guerra sucia en su contra, emprendida durante meses por todas esas fuerzas oscuras que de antaño han resultado favorecidas y privilegiadas con los gobiernos del PAN y el PRI, el ex presidente municipal de Soledad de Graciano Sánchez, va; a pesar y muy a pesar de algunos grupúsculos conservadores y caciques que se resisten a perder el poder político y económico que por décadas han detentado y usufructuado impunemente en la entidad potosina.

Al anuncio hecho en las redes sociales por el propio Gallardo, en el sentido de que en breve arrancará con un intenso trabajo de precampaña, no se le puede interpretar simplistamente como un acto político de acelere o de trabajo político-electoral anticipado. Las actividades partidistas y las propias de su función como diputado, no por nada lo han colocado por encima de todos en las preferencias electorales para los comicios del 2021. No obstante, a su decisión de participar, es conveniente dar, en este momento tres lecturas.

Primera.- A José Ricardo Gallardo Cardona, pese a los argumentos rabones y al berrinche de algunos que buscan frenar su participación, su derecho político a incursionar en las elecciones del 2015, le fue arrebatado de manera perversa, grosera y descarada por los principales grupos de poder local que incidieron para que en su contra se hiciera un uso faccioso de las instituciones de justicia. Ello conllevó a privarlo de su libertad ya que, en aquel entonces, al igual que hoy, encabezaba las preferencias entre los electores potosinos.

Eso exactamente sucedió y, como dijo con toda razón, claridad y precisión Enrique Galindo Ceballos, aspirante al gobierno del estado por el PRI: “Cuando te inventan cargos o te fabrican delitos es porque en política siempre existen enemigos que tratan de desprestigiar, desvirtuar y empañar tu carrera política”, totalmente correcto lo expresado por ex Comisionado de la Policía Federal Preventiva PFP que legítimamente busca la candidatura tricolor.

En fin, eso ya es historia, es cosa juzgada y, pese a los intentos de uno que otro especialista en sembrar el caos y la confusión; interesados además en revivirle aquellos hechos que culminaron con su libertad al no habérsele comprobado nada de lo que se le llegó a acusar, sin duda, José Ricardo será un candidato altamente competitivo, sabe que trae en su bolsa bien organizadas las canicas y que esta vez, esta para vender jitomates y no para comprarlos, ello explica la angustia de sus detractores.

Segunda.- El hecho de que el diputado federal hubiese decidido iniciar con su precampaña durante la segunda semana de noviembre, tampoco se puede entender como una determinación estrictamente personalísima, es obvio que está hablado, acordado y amarrado en el mas alto nivel; incluso su decisión de entrarle al juego de la sucesión, se da precisamente días después de la llegada de Mario Delgado a la dirigencia nacional de MORENA, partido naturalmente aliado con el Verde Ecologista de México, más los nuevos que habría que sumar y que lograron su registro ante el INE.

Tercera.- En México, los mandos centrales en palacio nacional y de la dirigencia de MORENA, tienen pleno conocimiento de que este partido se encuentra totalmente sin cabeza, sin estructura, desarticulado y visiblemente confrontado por sus tribus y actores varios que buscan con obsesión extralimitada la candidatura al gobierno del estado. Por supuesto que también saben, que el PVEM cuenta ahora con militancia real, con estructuras territoriales y liderazgos en todo el estado capaces de sacar adelante el proceso que fortalezca a la Cuarta Transformación, pero sobre todo para vigilar que no se cometa un fraude electoral o una elección local de Estado.

Hasta pronto