Urgente apoyar postura de SEMARNAT en relación a Sierra de San Miguelito

6

El diputado Edgardo Hernández Contreras respaldó enfáticamente la postura de la titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, (SEMARNAT), María Luisa Albores González, quien pidió al Ayuntamiento de la Capital, reconsiderar los programas de desarrollo urbano y ordenamiento ecológico de San Luis Potosí, hasta que se concluya con el proceso de creación del Área Natural Protegida Federal.

 

Dijo, “la Semarnat fue muy clara al señalar que, existe preocupación por la información proporcionada por la autoridad municipal relativa a los proyectos del Programa Municipal de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano y al Programa de Desarrollo Urbano de Centro de Población, que presentan faltas de información e inconsistencias relevantes que impiden la realización del análisis cartográfico apropiado, no se entregaron los archivos de datos especiales (polígonos con ubicación geométrica) de la zonificación primaria y secundaria de los programas referidos los cuales son fundamentales para el análisis del uso de suelo que se está proponiendo”.

 

El diputado Edgardo Hernández Contreras del Partido Verde Ecologista, señaló, “si el alcalde provisional capitalino ignora el llamado del Gobierno Federal, y afecta por omisiones la Declaratoria de Protección del Patrimonio de los potosinos, podría ser sujeto a proceso penal, al igual que el Cabildo”.

 

Puntualizó, “la declaratoria del Área Natural Protegida de carácter federal Sierra de San Miguelito (polígono ANP), debe concretarse por encima de intereses económicos, ya que las zonas de protección tanto de flora como de fauna representan un activo para las futuras generaciones de San Luis Potosí”.

Dijo, “deben respetarse los polígonos establecidos en los estudios técnicos por parte de las dependencias federales y estatales de protección ecológica”.

 

Hernández Contreras enfatizó “el Cabildo de San Luis Potosí está siendo observado por el pueblo potosino, por ello, no deben faltar al compromiso fundamental de velar por los intereses de la población, ya que, sería gravísimo que la corrupción y la voracidad de algunos de los desarrolladores atenten contra el patrimonio y futuro ecológico de las próximas generaciones”.