Trámites y cobros del Ayuntamiento con apego a ley

35

-Hay facilidades y acercamientos de la autoridad con cámaras para atender sus solicitudes

Todos los trámites y cobros que el Gobierno de la capital aplica están apegados a la ley y a los reglamentos, y dependen del giro, así como del impacto que tienen tanto los comercios como establecimientos diversos que abren y funcionan en esta ciudad, coincidieron funcionarios municipales.

El Ayuntamiento garantiza el orden y la operatividad bajo la legalidad a comparación de pasadas administraciones.

Además se dan facilidades y se mantienen reuniones periódicas con representantes de cámaras empresariales para atender sus inquietudes –como la del pasado 22 de junio-, en las que incluso el Alcalde Ricardo Gallardo Juárez ha establecido compromisos concretos entre los que destacan una extensión de la Ventanilla Única en la Unidad Administrativa Municipal, además de la que está aún en funcionamiento en Plaza Tangamanga.

El coordinador de la Ventanilla Única, Aldo Hernán Juárez Fernández, recordó que en promedio por día 300 personas acuden a realizar trámites de manera ágil y con la asesoría necesaria, además contamos con la tecnología que se maneja, “nos permite ser más efectivos y trasparentes”.
Entre los trámites que más sobresalen, son la solicitud de licencia de operación de algún establecimiento comercial, en la que intervienen las direcciones de Comercio, Protección Civil, Seguridad Pública y Ecología, “la modernidad digital de hoy, facilita los trámites y la Ventanilla Única permite la unificación de procesos y cuenta con un horario accesible, además permite al usuario ahorrar tiempo y no tiene problemas de estacionamiento”.

Por su parte, la titular de Comercio Municipal, Dolores Eliza García Román destacó que se ha tenido una respuesta positiva en los refrendos de licencias de funcionamiento ya que el 80 por ciento del padrón ha cumplido con esa obligación.
Remarcó que la indicación del Presidente Municipal desde que arrancó la actual administración, fue la de registrar los establecimientos comerciales que existen en la capital debido a que las anteriores administraciones no contaban con este reporte, para que todo establecimiento cumpliera con las exigencias que marca la ley.