17 C
San Luis Potosí
viernes, junio 24, 2022

El fantasma de la Mesopotamia ronda a la humanidad.

Entérate

spot_img

Toño Martinez

Hace entre 3,500 a 4,000 años existió un auténtico paraíso terrenal, un lugar donde sus habitantes vivían en armonía con su entorno, tan abundante en todo que se convirtió en la cuna de la primera gran civilización del Mundo: la Sumeria y en distintas épocas los imperios Acadio, Asirio y el Persa, algunos de cuyos legados siguen siendo de extraordinaria importancia para la humanidad como son las matemáticas, la escritura y la rueda. Era la Mesopotamia.

Ubicada en el Oriente Próximo actual en parte del territorio que ocupan Irak, Turkia y Siría, la Mesopotamia era regada por los ríos Tigris y Éufrates y en esa tierra extraordinariamente fértil se producía toda clase de alimentos desde granos, oleaginosas, vegetales, frutas, viñedos, madera, fauna de la más amplia variedad, y ganado de las más distintas especies.

Esas culturas, especialmente las Acadia y Sumeria tuvieron un gran avance en astronomía, arquitectura, medicina, escultura, organización social y en ciencias.
A lo largo de su historia antigua lo mismo hubo conquistas territoriales que guerras más allá de esa región.

Todo era floreciente en comparación con otras culturas que se desarrollaban casi al mismo tiempo en Grecia y Egipto mientras en América se asomaban los Olmecas, Aztecas, Teotihuacanos, Zapotecos, Mayas, Mixtecos.
Los excesos, el tener sin esfuerzo lo necesario para vivir produce complejos de dominio y conquista de bienes y vidas sin reparar en firmas y consecuencias
dicen en psiquiatría; esas culturas comenzaron a ser dominadas por la ambición y buscaron sojuzgar a otros pueblos; hordas guerreras destruían todo a su paso sembrando muerte.

Y ahí, en la prodiga Mesopotamia algo sucedió cuando un brusco cambio climático provoco una terrible sequía que de acuerdo con investigaciones y análisis de expertos duro 3OO años hasta convertir aquel vergel en un desierto arenoso, muerto allá por el 1,200 antes de Cristo.

Hoy solo pequeñas franjas de tierra fértil quedan en algunas zonas de Irán, Turkia, Iraq y Siria a pesar de que el Tigris y Éufrates persisten.

Que produjo el cambio climático que extinguió el paraíso mesopotámico?

Algunas teorías apuntan a qué el petróleo que hay bajo el subsuelo de es región comenzó a emerger a la superficie contaminando tierras y el agua, lo cual no suena descabellado. De otras a la devastación de sus imperios buscando dominar otros.
La tragedia de Mesopotamia debería servirnos de advertencia sobre el nuevo cambio climático que la conducta humana está provocando.

Hoy se empobrecen las tierras de cultivo, la desertificación avanza a una velocidad alarmante, la contaminación del agua y aire, destrucción de bosques, extinciones masivas de especies son una realidad atroz.

¿Estamos en camino a desaparecer como la Mesopotamia ahora víctimas de nosotros mismos?.

No es pensamiento pesimista ni augurio fatalista pero…

- Advertisement -
spot_img

Últimas Noticias

A %d blogueros les gusta esto: