Y de que se ríen

77

En alguna de las clases la maestra explicaba a los niños sobre el comportamiento de la hiena. Atentos a ella les decía…La hiena es un animal que se alimenta de carroña, se reproduce, crece y vive en lo más recóndito de las montañas y además se ríe. ¿Entendieron niños? les dijo la docente.

Juanito, receptivo como siempre, fue el único que se le levanto y le respondió. ´´Yo no entiendo nada maestra…Si la hiena vive ancasa la chingada y es carroñera, entonces de que se ríe. ´´ Coincidencia o semejanza, así se comportan algunos de nuestros diputados.

Durante tres años, algunos legisladores se la pasaron rascándose las pelotas, otros le entraron con fe, algunos de plano se hicieron medio pendejos y otros, – la verdad, completito. Solo asumieron la curul para cobrar y para hacer trafiques, pero al final del trienio no supieron ni cuál fue su función.

Esta semana, por lo pronto terminó una pesadilla más. La actual legislatura, deja nada más 600 iniciativas sin resolver. Pese a eso, varios, – como las hienas, solo ellos saben que festejan. Con honrosas excepciones, hubo diputados que asumieron su cargo con responsabilidad, el resto simplemente desempeño una tarea intrascendente y mediocre.

El haber dejado entrampadas cerca de 600 iniciativas tiene su explicación. La inmensa mayoría de los legisladores compartirá conmigo que el 70 u 80 porciento de las propuestas no prosperaron porque una gran cantidad fueron ocurrencias o pendejadas, otras iniciativas presentadas fueron con ganas de protagonizar, y el resto, con el único fin de cumplir con la cuota impuesto por el Congreso Calificado para obtener una buena o regular evaluación.

Los diputados podrán decir misa y argumentarán que sacaron adelante iniciativas importantes. Lo cierto es que las más trascendentes para el estado ahí se quedaron. No fueron capaces de armonizar criterios para modificar la Ley de Bienes del Estado para que el Ejecutivo pudiese ofertar y vender sin candados legales los terrenos donde se instalaría la Ford.

Presumen haber aprobado la Ley Estatal Electoral, sin embargo, las recientes elecciones pusieron en evidencia las pifias cometidas. Contrapeso real no lo fueron. Temas como Transparencia, Rendición de Cuentas, Deuda Pública y leyes eficaces para contener la corrupción no se hicieron. Justo tiene razón la diputada Sonia Mendoza cuando dice que le quedaron a deber a la ciudadanía.

Afortunadamente estos legisladores ya se van. Lo que viene será interesante. La conformación del nuevo Congreso, ya lo había dicho, tendrá que hacer una revisión profunda. No solamente para eliminar o contener los excesos del gasto, las contrataciones abusivas y las trácalas que se dan el lujo de cometer, sino de revisar la eficacia del proceso legislativo.

Los nuevos coordinadores parlamentarios tendrán la responsabilidad, primero, de entenderle bien al tema y en seguida propiciar los mecanismos de concertación efectiva hacia el interior de sus propias fracciones y con el resto de ellas. Hoy por hoy, existen voces que se desgajan la cintura por saber cómo se lograrán los consensos a partir de que no existe una mayoría calificada.

De entrada, el PVEM y sus aliados tendrán 14 votos asegurados con la posibilidad evidente de pactar y lograr acuerdos con el PRI. A partir del 15 de septiembre, ya no tendrá sustento ni caso una coalición PRI-PAN. La que existió no maduró ni se cuajó durante el proceso electoral como para pensar que esa alianza deba sostenerse. Otros intereses surgirán, ya lo verán.

Yo no me imagino, – por ejemplo, un comportamiento aliancista de los diputados del PRI con el PAN luego de la colotota que dejará y que se pondrá al descubierto la actual administración. A los diputados del PRI quien los va, -ya no a pastorear o dirigir sino a controlar. Mi amigo Elías se va al Ayuntamiento y Galindo tardará un buen tiempo en agarrar las riendas del necesario control político tricolor que tendrá de manera natural.

Mientras tanto, si Alejandro Leal Tobías se cae, como todo parece indicar que así podría resolver el Tribunal Electoral, tras las controversias presentadas, lo más probable que la coordinación de la incipiente fracción priista la asuma el cordero cetemista Mauricio Ramírez.

Hasta pronto