13.5 C
San Luis Potosí
viernes, diciembre 9, 2022

Un informe del pueblo para el pueblo

spot_img
spot_img

Entérate

DE FONDO
Fernando Díaz de León Cardona

La administración de José Ricardo Gallardo Cardona bien podría caracterizarse por ser el gobierno de la infraestructura y el mandato de los nuevos y novedosos programas sociales. Las inversiones que se aplican son inéditas, altamente significativas y tienden a incrementarse en 2023.
Sin duda será un informe diferente, sin tanta parafernalia u ostentosidad Gallardo no lo necesita, tiene al pueblo de su lado. Se cumplirá con los actos de cortesía política para que asistan invitados importantes, pero los reflectores estarán sobre el gobernador y tal vez sobre una que otra corcholata que caiga al informe.
No les falta razón quienes señalan que en tan solo un año de ejercicio el gobernador potosino ha rebasado todas sus expectativas. El sistema de salud público estatal ha crecido y mejorado Hoy tenemos mejores vialidades, carreteras más seguras, más y mejor vigilancia e iluminación. Las placas y las licencias son gratuitas, hay tortilla subsidiada, agua barata y miles jóvenes gozan de becas y de la gratuidad en el transporte público.
Que de donde está saliendo el dinero para cumplir con semejante empresa, pues de los impuestos de los mexicanos vía participaciones federales, así como de los ingresos propios que logra captar el gobierno del estado. Antes se lo chingaban. Almas caritativas no las hay. Existen sí, inversionistas privados que le están entrando, pero con el interés de obtener una ganancia, nada es gratis.
Con algunos negritos en el arroz, el estado respira tranquilidad política y social. El tema de la inseguridad y la violencia criminal no se circunscribe al estado potosino, el fenómeno se encuentra generalizado en toda la República y no podemos atribuirle a Gallardo la responsabilidad total de los hechos que se han venido registrando. El problema no es sencillo y no es de un solo hombre; es un problema estructural con profundas raíces históricas y sociales.
Ricardo Gallardo, llega a su primera comparecencia ante los potosinos y podrá sentirse satisfecho y orgulloso del deber cumplido. Habrá de reconocer con madurez y humildad que todavía falta mucho por hacer, – de eso no hay duda, pero su gobierno empezó bien y ahí la lleva. Después del 26 de septiembre Ricardo tendrá que levantar la mirada y dejar atrás el pasado, la herencia maldita ya no deberá ser pretexto ni esencia del discurso.
Ya lo mencionamos una vez; si hay exfuncionarios responsables del quiebre financiero que se les castigue o cuando menos que restituyan lo que se robaron. Se comenzó con la ex secretaria de Salud, Mónica Rangel y algunos de sus cómplices, después con Miguel Ángel Lutzow para luego seguirle con el extitular de la SEDUVOP Leopoldo Stevens Amaro, los cuales no solo fueron desleales con el exgobernador Carreras, sino que metieron las manos al cajón.
Por supuesto que faltan más y pronto habrán de enfrentar la justicia, al menos es lo que los potosinos esperan. Si de algo están hartos es de tanta corrupción e impunidad. Obvio que un rubro de atención son las diferentes propuestas del gobernador para reformar leyes primarias y secundarias en materia penal. En este contexto, con toda y su independencia, a la fiscalía General del Estado le debe poner marcaje el Congreso para que ya deje de soltar a tanto rufián.
En el terreno político, en muy poco tiempo Ricardo Gallardo puso orden. Ciertamente le faltan algunos rincones para limpiar totalmente la casa, pero lo hará. Control político lo hay. Tanto el Congreso del Estado como el Poder Judicial transitan de la mano con el gobernador. A las Cámaras empresariales las mantiene quietas, a los empresarios los tiene a unos arrinconados, y adentro a otros.
Las organizaciones sociales mercenarias tradicionales y los frentes anticorrupción, pues nomás no pintan, tampoco los partidos políticos. Contrapesos no los tiene. Una que otra voz mediática de pronto brinca, pero sin eco y sin efecto alguno. Voces críticas o discordantes siempre las habrá, es cuestión de paciencia, prudencia y resistencia, no pasa nada.
José Ricardo Gallardo Cardona, llegó a gobernar y a romper paradigmas. Muchas cosas que logró en este su primer año de gobierno son inéditas. Que el nuevo gobernador salió ocurrente y cabrón, si, y eso irrita o desconcierta a muchos, no obstante, está cumpliendo con lo que prometió. El próximo año arranca el proceso electoral y tendrá que echar mano de toda su experiencia política para que a San Luis Potosí le vaya mejor, con o sin MORENA.

Hasta pronto

- Advertisement -

Últimas Noticias

A %d blogueros les gusta esto: