Se resisten a morir

94

El consenso logrado para la integración del bloque legislativo conformado por los partidos Verde Ecologista, MORENA, PT y Nueva Alianza, reviste la más enorme trascendencia para las tareas que habrán de desempeñar los diputados que entrarán en funciones a partir de la próxima semana.

No es solo el hecho de que cuatro partidos políticos hubiesen decidido agruparse y formar un bloque que, – de entrada, les permite constituirse como mayoría simple, sino que augura que todas las iniciativas presentadas por el Ejecutivo del Estado y por los propios legisladores se les dará para adelante sin problema alguno. El control del Congreso lo tendrán ellos.

Desde luego que habrá iniciativas de ley en las que se requiera la mayoría calificada para su aprobación, – es decir, los votos del bloque y dos más, – que bien podrían consensarse entre las fracciones legislativas del PRI y el PAN.

El tercer voto necesario, es de esperarse que se obtenga de Redes Sociales Progresistas que comanda el Tekmol, José Luis Romero Calzada, ni modo que no, fue el primero en levantarle la mano a Ricardo Gallardo.

Ya en otras columnas lo hemos consignado, la coalición ´´Sí por San Luis Potosí´´ nació coja para la campaña de gobernador y, – en el Congreso del Estado, continuar con esa alianza resulta impensable y suicida.

No existen las condiciones políticas como para pensar que la alianza PRI-PAN pueda sostenerse tras la contundente puntilla asestada por el PRI al separarse del proceso de impugnación. Por dignidad, el PAN no debería insistir.

Por otro lado, Alejandro El Caco Leal Tobías, en lo personal me ha comentado que su interés es transitar al lado del gobernador Ricardo Gallardo Cardona. Igual lo ha dicho Elías Pesina Rodríguez, – quien, a pesar de todo y muy a pesar de otros, seguirá – según lo dicta la ortodoxia política, siendo el presidente del CDE del PRI y por lo tanto jefe político de los diputados tricolores.

Bajo ese escenario, Ricardo Gallardo Cardona no tendrá ningún problema para que el nuevo Congreso le apruebe sus iniciativas. Incluso, tiene en sus manos la gran oportunidad para promover la derogación de leyes o puntos de acuerdo que llegaron a votarse mayoritariamente en el pleno con el solo propósito de proteger o favorecer intereses personales o de grupo.

Es cuestión de que José Luis El Chiquis Fernández, se ponga las pilas, que le espulgue un poco y que la nueva legislatura demuestre con hechos que será distinta a la actual y a las anteriores.

GABINETE

En cuanto a la integración del gabinete que está conformando el gobernador electo y que en realidad no debería tener prisa en anunciar su total conformación, los nombramientos caminan por donde se esperaba.

Solo quien no conozca a Ricardo puede estar pensando diferente. En algunos su capacidad y lealtad está más que probada, en otros, faltaría ver su desempeño como servidores públicos.

Hasta ahora, ninguno de los personajes que se integrarán a la función pública han sido cuestionados. Salvo los contras de todo y por todo, y algunos comentarios de mala leche y de mala fe desplegados en redes sociales, – todos, en general cumplen con las expectativas que se ha trazado Ricardo Gallardo al invitarlos.

Será sobre la marcha, con el tiempo y en función de sus resultados que se podrá calificar su desenvolvimiento. Ya veremos quien aguanta el ritmo a ese tractor que gobernará. Antes no porque resulta ocioso y de mala entraña.

Por lo pronto, al menos en el gobierno estatal se observan relevos generacionales y la llegada de una nueva clase política, la anterior murió, – aunque todavía hay algunos que se resisten y buscan sobrevivir en el gobierno municipal, así es esto.

Hasta pronto