20.7 C
San Luis Potosí
miércoles, junio 29, 2022

Permiso para robar

Entérate

spot_img

Leónidas Fernández

El que el gobernador Ricardo Gallardo Cardona, insista en que “no quiere ver a nadie en la cárcel” y que basta con que los exfuncionarios públicos del gobierno carrerista regresen lo que se bailaron, inaugura una nueva etapa en la persecución de los delitos y en la aplicación de la justicia.

Con la postura del mandatario, podría decirse, que se deja atrás el terrible y abominable uso faccioso de las instituciones para frenar aspiraciones o cobrar venganzas políticas. Ricardo lo vivió y lo sintió en carne propia; sabe de qué está hablando, nadie se la cuenta.

Por lo pronto, Mónica Rangel, ya comenzó a aflojar el billete grande. Según el fiscal general del Estado, la ex secretaria de Salud ha devuelto la nada despreciable suma de 30 millones de pesos; le falta por devolver otros 25 millones para que pueda alcanzar el beneficio de la libertad.

Desde luego que el hecho de regresar el dinero del que se apropió indebidamente, no la exonera de que el proceso penal pueda seguir adelante o bien, de que deba ser inhabilitada para ocupar algún cargo público en el futuro mediato, es decir, limpia no se irá.

Igual suerte podría correr el sustituto de Mónica, el doctor Miguel Ángel Lutzow, quien según sus defensores es un hombre intachable. Sea como sea, el relevo de Mónica en la SSA pudo pecar por omisión o por intención, incluso hasta por tarugo, no por nada lo pusieron tras las rejas.

Lo que parece extraño y que de alguna manera suena a justicia selectiva, es que se deje en libertad a quien haya cometido el delito de robo. Porque si la regla es para medir parejo, muchos delincuentes que de algo se apropiaron podrían obtener su libertad con tan solo regresar lo que hurtaron en alguna casa, en un comercio, de un automóvil o en la calle.

El tema no es sencillo, por muy buena voluntad que tenga el gobernador, muchos exfuncionarios públicos cometieron delitos, no solo por haber metido las manos al cajón, sino por el dolo, la negligencia, la ventaja y la mala fe con la que actuaron. En esa situación están muchos ex funcionarios de la SEDUVOP, la CEA, La Junta Local de Caminos, el COBACH y otros angelitos.

No basta pues el que regresen lo que se llevaron y obtengan su libertad. El atraco en las diferentes dependencias se dio justamente durante la peor crisis de la pandemia y durante las campañas político-electorales. Todo mundo estaba distraído o andaban demasiado ocupados como para poner el lente en lo que estaba sucediendo con los recursos públicos.

Si todo es dinero que se sustrajo de la Secretaría de Salud se hubiese aplicado en un combate efectivo contra la pandemia del COVID, otro gallo cantaría. No se estuvieran acumulando los contagios o lamentando el número alarmante de muertes. No es solo el hecho pues, que se hayan robado dinero y luego lo regresen, sino lo que criminalmente se produjo con esa actitud malhechora.

Desde otro punto de vista, si la doctora Mónica Rangel, está realmente enferma, – como dicen que está, – claro que debe aplicarse la justicia con sentido humanitario. Creo que si la extitular de Salud regresa lo que sustrajo y se le inhabilita por un buen tiempo para desempeñar alguna responsabilidad pública, los potosinos se darían por bien servidos y el ciudadano gobernador saldría por la puerta grande.

Hasta pronto

- Advertisement -
spot_img

Últimas Noticias

A %d blogueros les gusta esto: