9.4 C
San Luis Potosí
jueves, febrero 2, 2023

Paréntesis

spot_img

Entérate

Gallardo es el culpable de todos los males

Para algunos de quienes se ostentan y presumen ser líderes sociales, San Luis Potosí “está a punto de un estallido social debido a la inseguridad ” y para no errarle ya encontraron a quien a su juicio y real parecer es el culpable de todos los males, Ricardo Gallardo. No les gustó otro y hasta un juicio político en su contra pidieron al Congreso, intento en el que solo el Tekmol los podrá acoger y en un descuido hasta proveer.

Pero eso no importa, la consigna y fin del financiamiento es seguir picando piedra, desacreditar y poner en evidencia al gobierno de la ciudad. La intención en contra del Ayuntamiento de la capital es distraerlo, entorpecerle y cuestionar toda acción, en pocas palabras echarle montón, aunque solo sea un puñado de seudo luchadores sociales mercenarios que presumen actuar bajo la efigie y principios Guevaristas.

Son esos románticos y utópicos que se quedaron atrapados en los 60s o los 70s, soñando en hacer la revolución desde la comodidad de sus apoltronados nidos de pequeños burgueses o desde los rincones oscuros de cantina o burdel barato. De esos que nunca se fletaron una mochila para calarse en la sierra y mucho menos aprender las más elementales técnicas de Mariguela en el terreno de la lucha urbana.

Se dicen líderes y poseedores de la verdad pero ocultan su verdadero rostro. No son de los que admiten una incorporación oficial o formal al régimen en turno, sea cual sea el partido que gobierne, porque eso les deja menos de lo que están acostumbrados a ganar y recibir  de quienes dicen combatir desde sus rentables negocios que se traducen en traficar espacios de quienes realmente trabajan para sobrevivir.

Esos líderes no los necesita la sociedad porque no sirven para otra cosa sino para servirse de los demás y prestarse al juego de los jugosos negocios. Son ellos quienes han instalado y permitido la proliferación de venta de productos de procedencia ilícita en el mercado de Las Vías.

Negocios que todo mundo está enterado que son auténticas redes, propias de una delincuencia organizada, que si los tocan, reaccionan con violencia, y que aparte, los líderes se ofenden y se encabronan cuando les levantan la mercancía robada, de discos o ropa pirata.

Ellos lo saben, conocen quiénes son, simulan y por ello  defienden sus ínsulas de poder como gatos boca arriba o leones enjaulados. Son esos líderes que dicen vivir en un estado inseguro, y que culpan a un adversario político que no se ajustó ni permitió entrar a sus reglas perversas y juego de intereses.

Hoy piden un juicio político para el presidente municipal, mañana pedirán la cabeza del gobernador, ya lo hicieron en 1995 y así les fue. Están acostumbrados a traicionar y no dudarán en repetir la dosis al mandatario estatal o los funcionarios que los protegen y suministran con recursos para ir a la Unidad Administrativa o al Congreso a vociferar, pero nunca a encarar.

A la iniciativa de esos seudo líderes, se ha sumado un verdadero chivo en cristalería que lastimó, agredió, apaleó como vil halcón y ofendió a los integrantes de un movimiento social justo, no olvidemos aquel primero de enero de 1986. Hoy, ese personaje envuelto en piel de justiciero, crítico y científico de la investigación, muchos olvidan que fue una vergüenza nacional.

Artículo anteriorDe fondo
Artículo siguienteEdición 41
- Advertisement -
spot_img

Últimas Noticias

%d bloggers like this: