¡No manches!

43

Por Leónidas Fernández

La única coalición partidista que tiene definido quien será su candidato al gobierno del estado, es la conformada por el PVEM y el PT con José Ricardo “El Pollo” Gallardo; aunque el Diario El Financiero ni cuenta, importancia o crédito le dio en su última encuesta. Las otras, PAN-PRI-PRD-PCP y la integrada por MORENA-PNA y con el Diablo mismo que tiene rostro y nombre; tienen todavía más de 20 días para definir quién será el abanderado afortunado o el penosamente sacrificado para la elección del 6 de junio próximo.

En la elección interna, panistas y morenistas se han dado con todo. En el PAN hay cuatro precandidatos y en MORENA 13, ¡Échele nomas! Y como la última encuesta del periódico El Financiero ya dijo que quien encabeza las preferencias electorales, aunque sea por solo 7 puntos porcentuales, pero con un 29 % de indecisos es MORENA, lo lógico a pensar es que la pugna entre los 13 demonios se recrudezca, simplemente porque cualquiera de ellos siente que puede obtener la candidatura.

Pero bueno, es cosa de unos cuantos días para saber quién será el moreno que se saque la rifa del tigre. Aquí lo importantes es anticipar algunos escenarios. Coloquémonos en la cruel realidad. Qué pasaría si la Coalición PAN-PRI-PRD-PCP logra ganar la gubernatura del estado. ¿Cambiaría el estado de cosas que hoy existen San Luis Potosí?, ¿Los ricachones o dueños del dinero y propietarios de grandes negocios sacrificarían algo por los más necesitados?

¿Se acabarían los privilegios para los vividores de siempre? ¿Para los grandes desarrolladores o constructores de antaño? ¿Se terminará con la criminalidad y la ola de violencia que azota a la entidad potosina? El nuevo gobierno, sea del PAN o del PRI, ¿Estará dispuesto a terminar con esa apoltronada, mañosa y vieja burocracia que tanto daño ha hecho al erario público?

Si la Coalición llegara “nuevamente” a gobernar, ¿Se acabaría por decreto la Pandemia del COVID, la narco-violencia, la pobreza, la marginación y el aislamiento social? ¿Se terminaría la corrupción y la impunidad? ¿Desaparecerían esos poderes fácticos que hoy por hoy deciden a su antojo y conveniencia el destino de San Luis Potosí? ¿Se reactivará el campo, el comercio, la micro, pequeña y mediana empresa, el turismo social, la cultura y la defensa de los derechos mas elementales de los potosinos?

¡Claro que no!, porque sería más de lo mismo. Sería la siempre clase pudiente y la misma mafia en el poder que le ha partido la madre a San Luis Potosí en las últimas nueve décadas, al final PAN, PRI y PRD son la misma cosa. Siempre se han entendido, y sin bien no siempre se han alternado el poder, salvo en una sola ocasión, bien que coinciden en esos menesteres de los negocios que dejan grandes fortunas para resolver el problema económico de todas sus generaciones.

Ahora bien, y dejémonos de jaladas. Si MORENA llega al poder en San Luis Potosí. Quien quiera que sea, ¿Será capaz de enfrentar todas esas inercias y esos vicios de los cuales también fueron beneficiarios? Todos sin distingo alguno fueron parte del antiguo régimen. Son lobos vestidos con el traje de la 4T a la que dicen identificarse o a la que ya le entendieron ¿A poco no? No vengan hoy con chaqueta de revolucionarios o transformadores porque no les queda.

¿Se imaginan a Juan Ramiro Robledo Ruiz, a Adrián Esper Cárdenas, a Leonel Serrato Sánchez, a Antonio Lorca Valle o a Elías Dip Ramé; peleándose con Los Chatos, con Los Rangel, ¿con los Torres Corzo, con los Valladares o Abud Sarquis? Con el Consejo Coordinador Empresarial, con la COPARMEX, con la CANACINTRA con la CMIC, ¿la CANACO y otros menos importantes?¡No manches! diría mi Nieta, eso es impensable.

De los otros no lo dudo, porque hay fundadas razones de que simularían, y porque además dependen de otros intereses locales bien marcados que igual son del PRI o del PAN ¿O no?…….

Nos leemos pronto