Extrañas coincidencias

49

Por Leónidas Fernández

La declinación de Sonia Mendoza Díaz, de continuar en el proceso interno del PAN para seleccionar a su candidato al gobierno del estado, aporta a los potosinos una idea muy clara de la pobreza y la miseria intelectual que tiene la clase política. Por definición, la actual diputada panista muestra con su postura esa degeneración y esa decadencia que constata o confirma la pequeñez de quienes tienen solo la ambición del alcanzar el poder por el poder.

Decir que abdicó a la postulación del PAN, con el argumento de que en el Partido Acción Nacional no hay piso parejo o igualdad de circunstancias para competir; – y que además de otras adversidades fue víctima de violencia política; suena infantil; hasta ahora se dio cuenta. La señora legisladora bien sabía que no estaba en la casa de la hermandad cristiana, o en la iglesia o en el seminario, simplemente porque milita en un partido en el que,por tradición y costumbre, el canibalismo en épocas electorales es su mejor tarjeta de identidad.

Ciertamente, su determinación ya se veía venir, es más, ya algunos medios lo habíamos augurado y era cuestión de tiempo. Aquí lo interesante es revisar el impacto político de su decisión. Por principio de cuentas, el retiro de Sonia, quizá no sea lo más relevante o catastrófico para el panismo, sino esencialmente el rumbo que toma la legisladora local al declinar y brindar implícitamente su respaldo a Xavier Nava Palacios, que no es panista.

Si ello tuvo un precio, difícilmente se sabrá, pero por sus antecedentes; muchos conocen que Sonia Mendoza fue la operadora financiera para privatizar el Servicio de Recolección de Basura para favorecer a la empresa Red Ambiental Vigue en tiempos de Jorge Lozano Armengol. Y vaya que no lo decimos nosotros, sino que fueron testimonios o confidencias de sus propias compañeras diputadas de aquella dorada legislatura de la cual formó parte.

Cierto a falso, a Sonia Mendoza se le relacionó recientemente con actos de corrupción. El Diario Reforma, publico no hace mucho la lista de los ex legisladores federales que se prestaron al cochupo para que fuera aprobada la Reforma Energética del ex presidente Enrique Peña Nieto, de tal suerte que, ¿Quién podría dudar que su declinación a la candidatura del PAN tuviese un fin económico para garantizar por generaciones su estabilidad económica?

Ahora bien, en el supuesto de que esto fuera así, ¿Quién fue la parte interesada y el ente articulador para que Sonia Mendoza Díaz desistiera de sus pretensiones de gobernar San Luis Potosí? A simple vista, no hay más que dos rostros de sospecha: O fueron las fuerzas oscuras que respaldan la candidatura del alcalde con licencia Xavier Nava Palacios, – o bien, – en coincidencia y desde palacio central le llegaron al precio para fraguar y concretar perversamente lo que huele a una elección de estado para vencer al candidato de MORENA o del PVEM.

Desde otra perspectiva; con la declinación de Sonia Mendoza, ¿Podría existir el riesgo de que la Coalición PAN-PRI-PRD-PCP se desmorone?, puede que sea así, en cuyo caso el único beneficiario sería el PRI, partido que encontraría condiciones y coyunturas muy favorables para proponer candidatos. Este es un escenario, el otro es, que, ante el crecimiento de Octavio Pedroza y su eventual triunfo en la interna; es que al final del día tanto Xavier Nava como Sonia Mendoza, se registraran como candidatos del PRD; el primero al gobierno estatal y la segunda a la presidencia municipal, no tienen de otra.

Ahora bien, – de que la decisión de Sonia, abr un gran boquete a las aspiraciones de Octavio Pedroza, no hay la menor duda. Mendoza Díaz no lo quiere, no lo tolera ni lo soporta, será tal vez porque no se va a matrimoniar con él; pero tanto Pedroza Gaitán como Marco Gama, seguro se sentarán y reflexionarán sobre las posibilidades de ambos para cerrar filas ante una jugada política que solo son capaces de concebir y maquinar mentes perversas.

Por lo pronto Sonia ya dijo que no va. ¿Cuánto le pudo haber costado su precampaña?, solo ella lo sabe, lana la hubo y de sobra y sin que necesariamente le costara a ella. Eso a lo mejor fue una real minucia para lo que se viene y está por venir, lastimosamente, es que todavía esta semana y las anteriores, Mendoza Díaz, había recibido el respaldo de feministas, hombres y mujeres indígenas, obreras, campesinas y clases populares, a las que por su ambición y ambigüedad las y los dejochiflando en la loma.

En fin, si los cálculos les cuajan a todos esos que se juntan en sus respectivos cuartos de guerra,solamente veremos a tres en las boletas para candidato a gobernador. Al postulante de MORENA, que en nuestra opinión será Juan Ramiro Robledo Ruiz; al candidato del PAN que estará entre Octavio Pedroza Gaitán y Xavier Nava Palacios, y a José Ricardo Gallardo Cardona que va por el PVEM.

En su defecto, si no les funciona a los segundos, no duden que veremos a un candidato competitivo del PRI y a una candidata del PRD, disputando la gubernatura y la presidencia municipal, ya se verá, no falta mucho.

Hasta pronto