21.5 C
San Luis Potosí
viernes, diciembre 2, 2022

El PRI y su vínculo con el famoso curandero Niño Fidencio

spot_img
spot_img

Entérate

– Sanó un año antes a su fundador Plutarco Elías Calles.

Toño Martínez

De no haber sido por el famoso curandero conocido como El Niño Fidencio a principios del siglo pasado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no existiría. En Febrero de 1928 el poderoso chamán curó de una dolorosa enfermedad que ni los mejores especialistas del país y del extranjero habían podido controlar al presidente de México en aquel entonces, Plutarco Elías Calles -y a su hijo- quien un año después, de buen ánimo, en 1929 fundó el Partido Nacional Revolucionario (PNR) que más tarde, en 1948 se transformó en el tricolor.
Por alguna extraña circunstancia se entrelazaron la ciencia, la política y el chamanismo – generalmente antagónicos entre sí- para crear el contexto que favoreció el origen del partido que por más de 70 años mantuvo la hegemonía de la política para poner presidentes de la República, gobernadores, Senadores, Diputados Federales y Locales así como alcaldes.
El Niño Fidencio – José Fidencio Constantino Sintora- se había convertido en un fenómeno del chamanismo por las asombrosas curaciones que incluían operaciones quirúrgicas sin tocar a las personas, utilizando vidrios de botellas rotas, lodo, salmos cantados o simplemente pasando las personas o mediante leves masajes.
Abundaban -y aún ahora- testimonios de curación de cataratas, vesícula biliar, riñones, hígado, parálisis, tumores cancerosos y muchas otras patologías en su domicilio Espinazo, Nuevo León.
Desesperado por el sufrimiento de su enfermedad, que allegados señalaron se trataba de Herpes o lepra y le dificultaba sus actividades, Plutarco Elías Calles accedió aunque con reticencia a la recomendación de un amigo para ir con el Niño Fidencio, porque consideraba a los curanderos como charlatanes.
Finalmente y mientras se quejaba del dolor de piel que le causaba el solo roce de la ropa, el 8 de Febrero de 1928 abordó el Tren Olivo junto con su hijo para buscar la medicina alternativa del Niño Fidencio
A su llegada a la Estación de Espinazo cercana a Monterrey, – narraron testigos- había una multitud de personas que querían ver al presidente y también la curación; con la sencillez que le caracterizaba, el menudito Fidencio se abrió paso y fue a recibirlo con un saludo de mano y un abrazo lo cual produjo un gesto de dolor de Elías Calles.
Luego lo condujo a una austera habitación y tras revisarlo le pidió quitarse la ropa y tenderse en un camastro.
Si hijo quedó en otro cuarto.
Luego -agrega el relato- tomó un tarro con miel de colmena y lo extendió por todo el cuerpo indicándole que permaneciera por un rato sin hacer movimiento.
¿Esto es todo? dijo el presidente en tono molesto que seguía dudando del chamán.
Para sorpresa de Plutarco Elías el dolor de las llagas fue desapareciendo y en un lapso de tres horas habían sanado.
Este hecho acrecentó la fama del Niño Fidencio y personas de todo el país y de Estados Unidos arribaban por diversos medios buscando el misterioso don de sanación del curandero.
Del insólito caso hubo testimonios periodísticos, documentales e investigaciones que al final concluyeron en la veracidad de las curaciones.
Después de su cura, Plutarco Elías Calles retomó con energía su gobierno e ideó la formación del PNR que más tarde se transformó en el PRI.
Fidencio falleció el 19 de Octubre de 1938 y dio origen a la fundación de la iglesia Fidencista Cristiana con templos en diversos estados.
Seguidores de esta iglesia se conocen como “cajitas” o “materias” y afirman que son receptores del curandero para sanar bajo el espíritu del curandero Fidencio.
La incógnita persiste y divide opiniones sobre el
poder del Niño Fidencio en cuanto a qué si se trató de un charlatán, un mito o una manifestación paranormal de las desconocidas facultades de ciertas personas.
La investigadora del Centro de Estudios Históricos del Colegio de México Claudia Agostino en documento denominado ‘ Ofertas medicas, curanderos, y la opinión pública: El Niño Fidencio en el México post revolucionario no encontró elementos para considerar a Fidencio como un charlatán pues no anduvo recorriendo pueblos ni vendía producto medicinal alguno.
Así, quedó claro como las cosas se entretejieron para relacionar al PRI con el chamanismo.
El tema vino a colación porque el 17 de Octubre es recordado el nacimiento de Fidencio ocurrido en 1898 en Yuriria Guanajuato.

- Advertisement -

Últimas Noticias

A %d blogueros les gusta esto: