El servicio del agua es un derecho humano que exigen los Soledenses: PRD

93

-La delegada del Interapas, Natalia Castillo, no tiene capacidad para resolver el problema de desabasto, aseguró la líder del PRD de Soledad, Martha Alicia Martínez Pérez

-“Maximino Jasso no conoce la realidad del municipio, no tiene sentido social”

La delegada del Interapas en Soledad, Natalia Castillo Vera, no conoce del tema del agua, no tiene la capacidad requerida para ocupar el cargo, su designación obedeció a una compensación política por no haber ganado una diputación, los soledenses no tienen que pagar las consecuencias de su fracaso, aseguró la dirigente municipal del Partido de la Revolución Democrática, Martha Alicia Martínez Pérez.

Ante las manifestaciones en la oficina de la delegación del Interapas, consideró que el origen de la violencia está precisamente en el abandono en que están miles de familias de Soledad de 24 colonias por la falta de servicio de agua potable, su situación cada vez empeora más, enfrentan una emergencia de salud pública.

Respecto al dirigente municipal del PAN de la ciudad capital, Maximino Jasso Padrón, señaló que él no tiene idea de la situación que afrontan los soledenses, está muy cómodo y no sabe lo que son las carencias y la negación de un derecho elemental como es el agua, solo habla por hablar, no tiene sentido social como todos los de su partido.

Afirmó que la delegada Castillo “solo vino a hacer política partidista y no a resolver este grave problema de desabasto, ante las deficiencias del Interapas lo que urge es otorgar el servicio a la población de Soledad con funcionarios que tengan experiencia, no gente improvisada que solo anda buscando donde acomodarse para cobrar sin trabajar como es el caso de la señora Natalia”.

La dirigente del PRD anticipó que la inconformidad de las familias soledenses sigue latente y la responsable de lo que suceda será la delegada del Interapas, quien lejos de poner manos a la obra para dotar de agua a las 24 colonias, ordena los cortes del servicio cuando ni siquiera reciben el vital líquido, cuando es un derecho constitucional que se les niega a menores, ancianos y mujeres embarazadas.