¿Un simple suicida de 76 años o el famoso asesino en serie del Zodiaco?

14

Hace 16 años, un estadounidense de 76 años se suicidó en su propio hogar. Desde entonces, las autoridades del estado de Ohio intentan averiguar quién fue realmente este hombre, que robó la identidad de un niño de ocho años muerto en un accidente automovilístico ocurrido hace más de medio siglo.

Las teorías al respecto abundan y una de ellas es que fue uno de los asesinos en serie más famosos de los Estados Unidos. Sin embargo, tras muchos años de búsqueda, los investigadores solo lograron descubrir su verdadero nombre, pero el misterio que rodea a su figura sigue persistiendo.

El anciano murió tal como vivía, con discreción y en soledad. El 24 de julio de 2002, el hombre que se hacía llamar Joseph Newton Chandler III abrió las cerraduras de todas las ventanas y puertas de su apartamento en un suburbio de Cleveland, marcó la fecha en su calendario y apagó el aire acondicionado. Luego se dirigió al cuarto de baño, colocó el cañón de su rifle en su boca y apretó el gatillo, describe The Washington Post.

Chandler, un ingeniero eléctrico en la empresa química Lubrizol, dejó pocas pistas sobre su vida. Era un solitario. Sus compañeros de trabajo le describían como un hombre extremadamente inteligente, pero extraño, informa The Morning Journal.

El misterio comienza
El fallecido tenía 82.000 dólares en su cuenta bancaria y, buscando a sus herederos, los investigadores tuvieron que escarbar en el pasado del hombre. Fue entonces cuando surgió el misterio.

Usando como ‘hilo de Ariadna’ su nombre, fecha de nacimiento y número de seguridad social, la Policía de Ohio descubrió que el verdadero Joseph Newton Chandler III había muerto en 1945 a la edad de ocho años en un accidente de tránsito junto a sus padres en Texas.

Después de años de búsquedas, incluidas pruebas pioneras de ADN y de investigación genealógica, no fue hasta 2018 que las autoridades pudieron desvelar que el verdadero nombre del misterioso suicida era Robert Ivan Nichols, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que abandonó a su familia en 1964 y que, por algún motivo, robó la identidad del fallecido niño Chandler en 1978.

¿El asesino del Zodiaco?
En los últimos 16 años, las especulaciones sobre el verdadero pasado del anciano han sido muchas. Ya en 2005, el conocido periodista criminalista Steve Huff presentó su propia teoría, que más tarde se convirtió en una de las más populares: ¿podría haber sido el que se hacía llamar Joseph Newton Chandler III el infame asesino del Zodíaco, conocido por poseer una gran inteligencia, que confesó en una carta en 1978 el asesinato de 37 personas en California?

Después de que se determinara el nombre real del difunto, Huff comparó los hechos de la vida de Nichols y con las siniestras andanzas del famoso maníaco y construyó una versión que muchos consideran como creíble.

Nichols sabía dibujar y tenía conocimientos de ingeniería, dos cualidades que los investigadores del ‘caso Zodiaco’ atribuían al criminal. Muchas teorías indican que el asesino, al igual que Nichols, era un veterano de guerra. También recuerdan que su primer crimen, el asesinato a Cherie Jo Bates, de 18 años, muerta por arma blanca hasta quedar casi decapitada, se cometió en 1966, un año después de que Nichols dejara de comunicarse definitivamente con su familia y sus amigos.

El famoso asesino firmaba con el logotipo de la firma relojera Zodiac las desafiantes cartas que enviaba a las redacciones de los periódicos. En ellas, codificaba pequeños datos sobre su persona para burlarse de aquellos que le estaban buscando. Se cree que la primera carta con esta firma [un pequeño garabato que parecía la letra Z] fue enviada en 1978, justo el año en que Nichols robó la identidad del difunto niño y se convirtió en Joseph Newton Chandler III.

Huff también señala la similitud entre la apariencia física de Nichols y las descripciones existentes del criminal.

El periodista brinda una especial atención al hecho de que la última carta de Nichols a su hijo Phil fue enviada desde la ciudad de Napa. El tercer crimen atribuido al asesino del Zodiaco [Bryan Calvin Hartnell, de 20 años, y Cecilia Ann Shepard, de 22 años, apuñalados en 1969] ocurrió precisamente en el valle de Napa, cerca del lago Berryessa.

Además, en el historial de búsquedas de Internet de Nichols también se descubrió una circunstancia que lo vinculaba al famoso criminal: su interés en los explosivos plásticos. En uno de sus mensajes encriptados, el asesino en serie dibujó un modelo de bomba.

El criminólogo admite que ha caído en la trampa de su propia teoría y ya no puede ver nuevos datos sobre este personaje sin interpretarlos de manera que encajen en su hipótesis.

Sin embargo, tanto el periodista como la investigación oficial no paran en sus intentos de descubrir qué fue lo que hizo a un estadounidense común abandonar a su familia y amigos y pasar a vivir en absoluta soledad con otro nombre hasta terminar suicidándose.