Reconoce CNDH trabajo de la SSPE en centros penitenciarios de SLP

8

• SLP se ubicó por encima de la media nacional dentro de esta evaluación.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), reconoció el trabajo de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de San Luis Potosí, a través de la Dirección General de Prevención y Reinserción Social (DGPYRS), a favor de una efectiva reinserción social de las personas privadas de su libertad (PPL´S), como resultado de la evaluación del Sistema Penitenciario Nacional.

La evaluación de la CNDH, reveló que los centros correccionales de San Luis Potosí mejoraron su calificación en 0.44 puntos, al lograr una tasa de crecimiento del 6.76 al 2019, la mejor calificación en los últimos u cuatro años posicionándonos por encima de la media nacional.

Dentro de la evaluación 2019, el Centro Penitenciario de Ciudad Valles, obtuvo una de las más altas calificaciones, sumado a que los Centros Penitenciarios del Estado cumplen en gran medida con los aspectos que garantizan la integridad personal del interno, una estancia digna, condiciones de gobernabilidad y la dotación de herramientas para una efectiva Reinserción Social.

Cabe destacar que en este 2019 San Luis Potosí se ubicó por encima del promedio Nacional, por encima de 19 estados de la República Mexicana.

De acuerdo con la fracción segunda del artículo 18 de la Carta Magna, el sistema penitenciario debe organizarse sobre la base del respeto a los derechos humanos, el trabajo, la capacitación para el mismo, la educación, la salud y el deporte como medios para lograr la reinserción social, considerando la separación entre hombres y mujeres, así como entre procesados y sentenciados para tal efecto.

Es por ello, que en los Centros penitenciarios del estado, se trabaja para poder desarrollar acciones efectivas que permitan mejorar la infraestructura y aumentar la capacidad de los centros de acuerdo a las exigencias que emanan del mandato establecido por el artículo 18 Constitucional considerando para ello los criterios que se derivan de las “Reglas Mandela”, y los estándares nacionales e internacionales en la materia, las buenas prácticas y los resultados de los estudios desarrollados en la materia.