¿Y el gabinete económico? ¿Y los empresarios?

60

Siempre, en toda contingencia o calamidad natural hay afectados directos e indirectos, pero igual, por tradición y costumbre surgen los damnificados profesionales y las coyunturas propicias para el lucimiento político de aquellos que buscan capitalizar y lucrar, hasta donde se pueda, sea con el dolor, el temor y la angustia de los demás.

hacer un alto en el camino y reflexionar es obligado desde cualquier trinchera, más, sin embargo, pareciera que la pandemia del Coronavirus les cayó de perlas a muchos. La mayoría de los funcionarios públicos federales, estatales, municipales, líderes políticos, morales, espirituales y empresariales, – aunque digan lo contrario, – no están ni a la altura ni en el frente de la batalla. Holgadamente se la están dejando a otros, pase lo que pase, porque sencillamente es la posición más comodita para ellos.

Contados son los funcionarios del gabinete del gobierno estatal los que traen la camiseta bien puesta ante la emergencia. Día a día se fletan, se la juegan y en verdad se esmeran para que el impacto y las consecuencias de la pandemia sea menor. Otros, simplemente ya tomaron vacaciones y, algunos ya hasta se fueron a sus casas de descanso, aunque el mundo ruede y se quiebre.

Decir nombres y cargos es innecesario, ya todos los conocemos. Y me refiero a los que verdaderamente tienen vocación de servir y muestran un compromiso con institucional y con la sociedad. Desde luego que también me refiero a aquellos que se mueven en la mediocridad, en la hipocresía, en la oscuridad y en la simulación cobijada interesadamente por algunos incondicionales de la inmediatez, atados al poder, buscando el impacto emocional y el entretenimiento, pero sin la capacidad de un pensamiento crítico, aunque sí, poniéndoles alfombras y pedestales para proyectarlos como candidatos rumbo al 2021.

Hasta ahora, por ejemplo, no vemos ni escuchamos a los responsables de las finanzas, a los encargados de la política social, del desarrollo económico o del financiamiento estatal; estableciendo una estrategia clara y definida para por lo menos digan a los potosinos cómo es que habrán para enfrentar ese grave escenario que ya padecen miles de trabajadores por su cuenta, los micro, pequeños y los medianos empresarios, las trabajadoras del hogar, los empleados del volante, los puesteros y los miles de informales que han comenzado a resentir la carga y los efectos económicos de la pandemia.

¿Qué no se supone que existe en el gobierno local un gabinete social?, ¿Un gabinete económico estatal y ampliado? ¿Cómo pueden decir que están actuando y justificar gastos dirigidos a mitigar o a contener el problema de la pandemia, – cuando según revelaciones las dependencias presuntamente estratégicas, no tienen una asignación o reasignación presupuestal? A menos que lo que este frenando todo sea esa maldita burocracia, esa abulia que daña, corrompe y corroe.

En las mismas coordenadas, hoy por hoy, los tradicionales líderes o “dirigentes” de las Cámaras Empresariales que por norma y conducta en todo se meten y de todo opinan; violando flagrantemente el Onceavo Mandamiento, ahora guardan silencio y se muestran apanicados. Desde luego que a ellos también les está pegando la crisis, sin embargo, al día de hoy no los vemos con su enjundia de siempre, fijando posiciones claras y solidarias en torno al fenómeno, mucho menos suscribiendo un compromiso social con las acciones del gobierno local o federal, o con sus trabajadores.

Y es que primero existen ellos, luego son ellos y al último ellos, es la regla.

Hasta pronto.

deleoncardona@hotmail.com