Se quiere una nación y estado, en donde se respeten a plenitud los derechos humanos

10

Se requiere un jefe de Estado capaz de orientar con firmeza y suavidad los esfuerzos de la sociedad y del gobierno con una mirada de largo alcance en el marco nacional e internacional, que hoy representan un desafío, además de estrategias y modelos de gestión desde las diferentes corrientes de pensamientos que existen, señaló este domingo la Arquidiócesis de San Luis Potosí.

La Iglesia católica potosina fijó postura luego que los candidatos presidenciales Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña, y Margarita Zavala, se reunieron con obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en el marco la 105 Asamblea Plenaria que se realizó en días pasados.

Asimismo se quiere una nación, y por lo tanto un estado, en donde se respeten a plenitud los derechos humanos fundamentales, la libertad de conciencia, la libertad de religión, lo que implica una relación de colaboración positiva entre las iglesias y el Estado, pues se reconoce que mucho se ha avanzado en los últimos años en esta materia, sin embargo todavía se tienen algunos puntos que faltan ser discutidos.

La Arquidiócesis indicó que se busca un México más justo, solidario y participativo, para lograr alcanzar esto se necesita abatir la pobreza, incentivar la generación de oportunidades para todos, el acceso a los servicios elementales, y sobretodo favorecer a los más desfavorecidos, entre ellos las mujeres y los hermanos indígenas.

También se anhela un sistema económico humano que sea capaz de impulsar a todos a través del empleo digno y de la promoción humana, pues el trabajo es la clave para resolver tantas cuestiones sociales que aquejan, Iglesia Potosina puntualizó que se quiere una economía centrada en el ser humano concreto, individual, ya que hasta ahora la economía se ha desplazado sólo para favorecer a unos cuantos en México y el mundo.

Por ello se busca un estado de derecho fuerte, justo, y promotor de la vida humana, pues no se puede concebir un orden social basado en la impunidad, la corrupción, la inseguridad, la violencia, y la cultura de la muerte; además se aspira a una educación de calidad para promover una cultura solidaria, el sistema educativo no se reduce sólo el ámbito de la escuela pues va mucho más allá, por lo cual no se debe descuidar el valor de la familia, no se debe destruir la vida familiar, se debe cultivar y proteger para el bien de todos.

Finalmente la Arquidiócesis Potosina pidió a los candidatos presidenciales que vean la indignación del pueblo, deben darse cuenta de la grave realidad que vive México; fortalecer a las instituciones para que en vez de inclinarse por interés personales busquen apoyar a los ciudadanos, además de ser corresponsables como un nuevo paradigma de crecimiento “todos debemos ser corresponsables del México que queremos y estás elecciones son la oportunidad para ello”.