PRD y PMC le declaran su amor a Galindo

45

Si “El “Señor de la Palomas” o el mítico y legendario “Juan del Jarro” tuvieran por un instante un diminuto aliento de vida, estoy convencido que su primera inspiración sería para expresar que “ellos también quisieran ser gobernadores”. ¡Total! ya en abierta competencia por buscar la nominación, – por el partido o color que sea, – con tal de ser, – sienten que toda ilusión es posible en esta vida.

A medida que transcurren los días y conforme se acerca el tiempo para que los partidos políticos inicien su proceso de nominación, se nota que, a algunos de los aspirantes “ya les ganó el ansia”, pues igual se mueven en su deseo de ser, que, exhibir su alma caritativa, comprando al triple unos cacahuates “para dejar testimonio y honrada constancia de su interés por los pobres”.

Desde luego que toda acción emprendida para darse a conocer entre los mortales es legítima, – sin embargo, existen casos extraños que, a decir de militantes de los partidos, les resulta incomprensible, a veces absurdo y, en el mejor de los escenarios, poco creíble por tanta bondad y belleza. El ejemplo lo ilustra el ex Comisionado Nacional de la Policía Federal Preventiva PFP, Enrique Galindo Ceballos que desde el 2015 buscó ser candidato al gobierno del estado.

Veamos: El hombre es priista por convicción y decisión propia; por credencial extendida y porque es Consejero Nacional del PRI. Temporalmente prestó sus servicios a un gobierno municipal panista, pero lo cierto es que, su mayor tiempo como servidor público lo ha dedicado a la causa priista, de tal manera que, si la lógica no falla, su aspiración debiera ser por el PRI.

El último cargo relevante de Enrique Galindo fue justamente durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, el más criticado por sus actos de corrupción y por los excesos cometidos por instituciones militares y de seguridad en estados como Chiapas, Guerrero y Michoacán; pero bueno, ese es un tema aparte.

Lo cierto es, que el ex jefe de la desaparecida Policía Federal Preventiva quiere ser candidato por el partido que sea. Solo apostemos a que no se repita aquella mala broma del 2009, cuando a los potosinos se nos dijo que San Luis Potosí “necesitaba de un doctor” porque estaba enfermo. Si algún partido, cualquiera, sale ahora con su batea de babas diciendo que el estado requiere de un policía porque la entidad está incendiada y está atrapada por la delincuencia, ya la jodimos.

De que Galindo Ceballos es taquillero y tiene sus querencias en el PRI, nadie lo duda. Es más, ya hasta el PRD y el PMC le deslizaron su declaración de amor; ahora lo ven más guapo y más delgadito. A lo mejor por eso algunos no le entienden a esos menesteres de la política, pues no se explican que por un lado ande convocando a militantes disidentes de Morena en Tamazunchale y al mismo tiempo muestre su desprecio a quienes le han declarado su pasión.