Permanente revisión a balnearios y centros recreativos por parte de la COEPRIS

27

* A través de la vigilancia se busca evitar afecciones en la piel y gastrointestinales.

 

 

* Se realizan análisis para determinación bacteriológica.

 

 

Como parte de las acciones que se desarrollan con motivo de la próxima temporada vacacional, la Secretaría de Salud a través de la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), realiza de manera previa y durante los días de asueto, revisiones sanitarias en los balnearios, así como muestreo del agua de las albercas a fin de evitar en los bañistas enfermedades de la piel o gastrointestinales ocasionadas por una mala cloración del agua o limpieza de la alberca, así lo informó el Comisionado, Dr. Carlos Aguilar Acosta.

 

 

Aunque la revisión de las albercas tanto públicas como privadas, se realiza de manera permanente durante todo el año, previo a las temporadas vacacionales como lo es la de Semana Santa y de Pascua, son supervisadas aquellas que ofrecen servicio público, a fin de evitar que los potosinos que acudirán a dichos centros de esparcimientos se vean afectados en su salud; a la fecha, se tienen registradas en todo el estado un total de 120 albercas de las cuales, el 90 por ciento son privadas.

 

 

Lesiones en la piel y enfermedades gastrointestinales, son las enfermedades más comunes que pueden presentarse en aquellas personas que tienen contacto con el agua de alguna alberca que no se encuentre clorada conforme lo establece la norma y que no tenga el mantenimiento adecuado.

 

 

Entre los aspectos que se supervisan durante las vistas sanitarias se encuentran: la realización de los procedimientos de operación, limpieza y mantenimiento de las albercas, revisión de las bitácoras de limpieza, muestreo del agua para su análisis bacteriológico, el centro acuático debe contar con baños y regaderas, se revisan los filtros, se supervisa que paredes y pisos de la misma se encuentren libres de moho, la renovación mínima diaria del agua debe ser de un 5 por ciento, la alberca debe tener circulación de agua durante su operación y finalmente se debe contar con un reglamento de seguridad además de prohibir la entrada de mascotas a la misma.

 

 

Aguilar Acosta, mencionó que dentro de estás supervisiones, se incluye la alberca del INPODE, al igual que todas y bajo los mismos protocolos, y “el día de hoy en nuestro ámbito de competencia hemos iniciado una actividad operativa en ese establecimiento, enfocando la actividad sanitaria y definir bien si pudiera haber una fauna nociva”.

 

 

Durante el 2016 la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitario aplicado 125 muestreos de agua de albercas así como 139 visitas sanitarias a balnearios y centros de esparcimiento encontrando que los establecimientos dieron cumplimiento a la norma oficial en materia de calidad de agua.