No tolerará ASE año de hidalgo, bonos no presupuestados ni deuda pública elevada en los procesos de entrega-recepción

9

*Los 58 ayuntamientos entregarán la administración el 30 de septiembre próximo

 

*Los procesos de entrega-recepción inician 45 días antes del relevo de poderes, sin detrimento de acercamientos previos

 

*Los presuntos responsables de irregularidades serán sometidos a los procesos administrativos y penales correspondientes

 

La Auditoría Superior del Estado fijó su postura sobre los procesos de entrega-recepción que se llevarán a cabo en los ayuntamientos del Estado -de manera oficial el próximo 30 de septiembre-, en el marco del relevo de poderes en las administraciones municipales.

 

“De ningún modo la ASE pasará por alto posibles irregularidades en los procesos de entrega-recepción municipales, acompañaremos a las comisiones durante el proceso y vigilaremos en cada uno de los municipios que la gestión se efectúe sin incidentes; sin año de Hidalgo, sin bonos no contemplados en el presupuesto, sin deuda pública desproporcionada. Todas estas posibles irregularidades que detectemos serán observadas y los presuntos responsables sometidos a los procesos administrativos y penales correspondientes”, sentenció la titular de la ASE, Rocío Elizabeth Cervantes Salgado.

 

El organismo fiscalizador del Estado, a través del “operativo” que planea para el 30 de septiembre, así como las acciones de asesoría y acompañamiento previas y posteriores en las que ya trabaja, garantizará que los procesos de entrega-recepción en los 58 ayuntamientos transcurran del modo más terso y eficiente posible, apegados a lo establecido por la ley correspondiente.

 

Una de esas acciones es un curso de capacitación sobre el proceso de entrega-recepción que se celebrará en los próximos días, donde la ASE ofrecerá tanto al personal responsable en los municipios, como a las comisiones de los gobiernos entrantes, las herramientas necesarias para lograr el cometido de un proceso limpio y sin contratiempos.

 

Finalmente, Rocío Cervantes anunció que los procesos de entrega-recepción deberán iniciar 45 días antes del cambio de administración, sin detrimento de los acercamientos previos que algunas comisiones ya emprendieron para detallar los esquemas de trabajo sobre los que basarán su posterior responsabilidad en la entrega-recepción.