En el PAN hemos tenido malas dirigencias”: Gómez Morín

9

-El candidato a la dirigencia del CEN del PAN, dijo que los militantes necesitan volver a tener el poder en el partido”.

“En Acción Nacional, no nos hemos perdido y no nos hemos desorientado, lo que nos ha pasado es que hemos tenido malas dirigencias que toman decisiones equivocadas y apartadas de los principios y de los valores del partido”, dijo el candidato a la dirigencia del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional (CEN del PAN), Manuel Gómez Morín Martínez del Río, quien de visita en San Luis Potosí, señaló que se requiere el partido que México necesita.

El candidato refirió que es preciso hacer frente a la nueva era de “lopez-obradorismo”, “una etapa llena de contradicciones, de discrepancias y que antes de empezar comienza con incongruencias y con visos de ser un gobierno autoritario y cuasi dictatorial; para eso necesitamos un Acción Nacional fuerte, que no se desoriente, que no se desfigure, que no se desdibuje, eso exige una dirigencia correcta”.

Acompañado de panistas potosinos como Eugenia García Reyes, “Batiquena”, Miguel Maza Hernández, Mario Leal, así como de su compañera de fórmula Mirelle Montes, el candidato dijo que actualmente no hay vínculo entre militantes y dirigentes.

“No necesitamos una dirigencia surgida de acuerdos populares, de acuerdos de grupo, sino una dirigencia surgida de la militancia, de la base, de esos militantes que son el alma, que son el cuerpo, el motor de acción nacional”.

Asimismo envió un mensaje a los panistas, “somos un grupo de panistas que sabemos qué está bien y qué está mal hecho, no necesitamos un código de ética, ya tenemos uno que no se pone en práctica, somos panistas que tenemos claridad de conciencia, sabemos que la ética es eje rector de política, necesitamos volver a ser el referente político”.

Finalmente resaltó que es necesario dar el poder a los militantes para elegir a sus candidatos, desterrar la corrupción, no más diezmos, tenemos que ser el partido de la doctrina, de la capacitación, de la formación de líderes que sean buenos diputados y en todos los aspectos, buenos servidores públicos, que se reencuentre con la ciudadanía.