Crece el número de jóvenes con daño en el riñón

35

-Estados Unidos tiene una taza de donación cadavérica: 36 por un millón, mientras que en México son 5 por millón.

En entrevista exclusiva para CloseUp el doctor Francisco Rodríguez Quilantán, coordinador del HGZ No. 50 comentó de manera muy amplia los logros que se han tenido en estos diez años de arduo trabajo en el área de donación y trasplante en San Luis Potosí.

“Empezamos el 24 de junio de 2007con el primer caso de trasplante renal de donar vivo. Hasta el momento llevamos 231 casos real y de córnea 185. La variedad cadavérica de donar fallecido estamos por implementarla, el reto está en relación directa a todo paciente que esté en condiciones de trasplantarse y que tenga donador vivo y/o que pase a una lista de espera en la que se le puede ofrecer un trasplante cuando no tiene un donador vivo”.

El tiempo de espera para recibir un riñón es hasta de 4 a cinco años, numéricamente hablando los más candidatos que están en espera son de riñón y córnea son casi equivalente los números, aproximadamente de seis mil por cado uno de ellos. Seis mil personas de todo el país están en espera de una córnea y seis un riñón. Informó el especialista.

“El trasplante de riñón sigue siendo la que más se practica tanto de donación  viva o donación cadavérica. El país tiene una taza de 70% de donación viva que todos los trasplantes que se hacen en todo el país 70% son de donación viva y 30% cadavérica”.

De todos los trasplantes que se hacen en el país en el IMSS se hace el 60%, quizás hígado no pero todos los demás sí. Ya hay tazas de resultados esperados, por ejemplo un paciente que recibe un riñón tiene un 90% de probabilidades que le funcioné. Se supone que éxito de trasplante es que exista cuando menos de 10 diez pacientes operados al año nueve estén bien funcionando. Afirmó el doctor Francisco.

“México compite con los demás países en los números, pero en calidad a la calidad en la atención es parecida, en cuanto a número de trasplantes en relación a la población total o sea por millón de habitantes todavía estamos muy bajos, por ejemplo en Estados Unidos la tasa de donación cadavérica es de 36 por millón de habitantes, nosotros andamos en 5 o 6 por millón de habitantes el desfase es importante”.

“Cada vez se ven más pacientes adolescentes o adultos jóvenes, eso se llama transición epidemiológica eso quiere decir que ha pasado de un enfermedad de gente de arriba de 25, 30 años se desplaza a jóvenes de 17, 18 años y un poco más en niños. La causa es multifactorial, en la gente grande de 35 a 40 años, es por diabetes o hipertensión, en edades más tempranas de la vida varían las causas. El problema que tenemos nosotros es que cuando llegan a la adolescencia y son institucionales crónicos la causa casi nunca se sabe”.

Agregó: Hay un buen porcentaje de pacientes jóvenes que ya están en hemodiálisis o diálisis y no sabemos por qué se dañaron los riñones.

“Los órganos más benéficos por así decir, las condiciones son diferentes para un donador fallecido, el paciente a veces viene de un evento trágico automovilístico, trae heridas, trae estado inflamatorio una serie de cosas en los que inclusive la muerte cerebral que hace que la regulación normal no se esté dando, entonces aunque un donador cadavérico haya estado bien antes del accidente y después ya no, es un buen órgano pero tiene su grado de afectación”.

Para que una persona pueda ser trasplantada debe contar con condiciones aptas para pasar por un proceso quirúrgico sin mayor riesgo, para lo cual se efectúan estudios y análisis de protocolo, tanto al paciente como al donante, ya que en caso de trasplante cadavérico se requiere de evaluación médica de las condiciones del cuerpo y de cada órgano, para disminuir riesgos y evitar futuros eventos en la salud del paciente trasplantado.

Por último mencionó el doctor: “La extracción de órganos tiene una duración variable dependiendo del tipo y características de los órganos y tejidos donados. Habitualmente oscila entre 3 y 6 horas”.