Con éxito se llevó a cabo la conferencia “Liderazgo Positivo”

13

Con el tema de “Liderazgo Positivo”, se desarrolló una conferencia que Mauricio López Cervantes, director de Profesional del Tec Milenio, campus San Luis, ofreció a personal directivo, mandos medios y base de Gobierno del Estado, durante el Tercer Ciclo de Innovación Semana de las y los Servidores Públicos organizado por la Oficialía Mayor que encabeza Elías Pesina Rodríguez.

El titular de la Oficialía Mayor dijo que se impulsan este tipo de temas de psicología positiva dentro del programa de capacitación que lleva a cabo la Dirección de Desarrollo Humano, ya que permiten la mejora continua y sustancial en la atención y la respuesta que la sociedad potosina requiere de la administración pública estatal.

El ponente cuenta con estudios de Maestría en Administración en el Tecnológico de Monterrey, Contaduría Pública en la Universidad La Salle, experiencia como director y gerente de empresas multinacionales en industria (electromecánica), comercio (Mayorista de cómputo y servicios de crédito, programas educativos y consultores y auditores financieros). Además de ser Pro-activo, promotor del trabajo en equipo y los valores corporativos, la innovación y el logro de objetivos, continuamente en busca de implementar nuevas tecnologías con enfoque en generar valor agregado.

En su intervención, López Cervantes destacó que “El liderazgo positivo” es una habilidad de aquellas personas que logran que otros hagan sus tareas en beneficio propio y del grupo, pues aportan un modelo a seguir con su ejemplo. En las distintas organizaciones e instituciones públicas se puede encontrar variados ejemplos de los tipos de liderazgo que se ejercen, pero los que más se destacan son los líderes positivos y los negativos.

Un líder positivo es aquel que logra distinguir los puntos fuertes de cada persona y trabaja en provecho propio y de sus subalternos, pues logra que cada persona trabaje en el lugar en el que mejor se desempeñe. Un líder negativo, en cambio, busca solo el provecho propio con la ayuda del miedo que impone en sus subalternos que no hacen nada por convicción sino por obligación.

En este contexto explicó que los servidores públicos pueden mejorar su rendimiento laboral, con un líder basado en fortalezas como no ignorar problemas, sino reconocerlos y resolverlos, enfocar su atención en que o que hace bien la gente y lo incorrecto, potencializa las fortalezas de sus colaboradores y encuentra soluciones, no culpables. Por

último dijo que para contar con las condiciones de un liderazgo positivo deben existir: clima, comunicación, significado y relaciones.