Balconean a alto funcionario del poder judicial

2368

Fue una tarde de intenso tráfico y caos vehicular, pero de romántica y ardiente primavera cuando un alto funcionario del Poder Judicial del Estado de San Luis Potosí fue sorprendido por elementos de la Policía local al salir de un Motel “de paso” situado rumbo a la ciudad de México.

Su rostro se empeñaba en permanecer oculto en el asiento trasero de un VW que conducía una tierna y joven mujer que, minutos antes, había sostenido una relación de poder que conlleva al engaño, a la promesa incumplida y a la seducción que culmina y se consume en el acto sexual.

Tal vez, sin meditarlo y sin planearlo, esos momentos de placer que se viven cuando un hombre y una mujer se aventuran a una relación comprometida pero sin futuro, y que en poco o nada aporta o contribuye a su proyecto de vida personal fue que esto sucedió.

El nombre y cargo de este funcionario que enarbola la justicia en San Luis Potosí, se omite por obvias razones, sin embargo, el Fuero Constitucional que todavía ostentaba, le permitió a este servidor público exhibir el poder de “la charola” para ocultarse y permanecer, hasta hoy, en el anonimato y en la más completa impunidad.

Según versiones de quienes presenciaron este hecho, y que de ninguna manera, puede interpretarse como una incursión lesiva a la vida privada de una persona, es porque se trata de un funcionario público del Poder Judicial que representa y se ostenta como promotor y defensor de la justicia.

De su vida personal, sólo él y nadie más podrá rendir cuentas, solo que en este caso hay un exceso de poder, existe una parte lastimada, ofendida y agraviada que siente que fue engañada y burlada por alguien que presumía ser amigo y cercano a la familia de esta joven mujer que fue una víctima más del poder extralimitado cuando hay de por medio una dependencia laboral o económica.