UdeG lamenta fallecimiento de Mario Rivas Souza

2

La Universidad de Guadalajara (UdeG) lamentó el fallecimiento del Maestro Emérito y Doctor Honoris Causa, Mario Rivas Souza, quien tuvo una vida dedicada a la medicina forense.

 

Este mediodía falleció a sus 95 años de edad, quien fuera Maestro Emérito (1994) y Doctor Honoris causa (2011) por esta institución educativa.

Indicó que estos títulos los recibió por su destacada labor académica y profesional en la medicina legal en el país, profesión a la que le dedicó más de 60 años de vida y que le valieron más de un centenar de reconocimientos.

Agregó que desde su juventud Rivas Souza mostró interés por la medicina forense, de la que fue pionero en México, quien hizo escuela con su ejemplar actitud de respeto y generosidad hacia los jóvenes interesados en la medicina legal.

Detalló que sus aportaciones en el campo de la investigación científica significaron un avance cualitativo en la medicina forense, labor por la que fue reconocido en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Señaló que su actividad como profesional de la medicina forense fue invaluable en el campo de la investigación criminalística, por tener un impacto directo en una mejor procuración y administración de la justicia.

Catedrático de la UdeG desde 1958, fue el médico forense con mayor experiencia en el país, con más de 130 mil autopsias practicadas durante su trayectoria, que se caracterizó por la honestidad y la ética, dos valores fundamentales que, a pesar de las presiones que vivió, nunca fueron quebrantados.

Un legado que transmitió a las nuevas generaciones en las aulas de clase al promover la objetividad, responsabilidad, entrega, disciplina, defensa de la libertad de expresión y convicciones cívicas, sobreponiendo la dignidad y profesionalismo a los avatares del poder y la censura.

Precisó que su trabajo estuvo ligado a sucesos de muertes relevantes de la vida política, empresarial, religiosa, social y de la justicia, así como a lo largo de su trayectoria mostró una ética inquebrantable y un valor civil.

Resaltó que en el ejercicio profesional desempeñó diversos cargos en diferentes instituciones como la Cruz Roja de Guadalajara, la Procuraduría de Justicia de Jalisco, así como en su Departamento Legal, además en las facultades de Derecho y Medicina y la Preparatoria 3 de la UdeG.

También, fue miembro de la Sociedad de Cirugía, la Asociación Médica de Jalisco, los hospitales Civil de Guadalajara, Santa María Chapalita y el Ferrocarril del Pacífico.

De igual modo laboró en los Servicios Médicos Municipales de Guadalajara, el Instituto Jalisciense de Asistencia Social y fue director del Servicio Médico Forense, del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

Rivas Souza nació en Guadalajara el 10 de mayo de 1926, los primeros años de su infancia los vivió en La Barca, fue hijo del doctor Jesús Mario Rivas Cuervo y María del Carmen Souza Arabia, su gusto por la medicina nació por la admiración a su hermano el doctor Carlos Rivas Souza, quien lo impulsó a ingresar en 1946 a la Facultad de Medicina de la UdeG.

Le sobreviven su esposa Virginia Barba Santana y sus hijos Virginia, Guillermo, Manuel, Antonio y Mario Rivas Barba.