Segob deplora la violencia electoral; exhorta al diálogo

10

Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación (Segob), condenó ayer la violencia política electoral.

El titular de la Segob reprobó las agresiones a candidatos y los llamados a la violencia o a violentar la ley electoral.

En un mensaje de once puntos, Navarrete Prida agregó que la democracia es “para fortalecernos, no para confrontarnos o debilitar la unidad de los mexicanos”.

Asimismo, rechazó las insinuaciones de quienes afirman que el Ejecutivo federal pretende intervenir en los comicios para favorecer a algún partido o candidato.

El secretario de Gobernación exhortó a los candidatos a la Presidencia, a los partidos y coaliciones a mantener un diálogo “directo, incluyente, respetuoso, transparente y constructivo, que contribuya a que prevalezcan en este proceso electoral la certidumbre, la civilidad, el respeto y la concordia entre los mexicanos”.

Segob condena violencia

Niega que que el Ejecutivo federal pretenda intervenir en las elecciones para favorecer o perjudicar a un candidato

El secretario de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida, condenó las agresiones a candidatos y los llamados a la violencia o a violentar la ley electoral; rechazó las insinuaciones de quienes afirman que el Ejecutivo federal pretende intervenir en las elecciones para favorecer o perjudicar a un candidato, partido o coalición alguna; e hizo un llamado a los actores políticos a sostener un diálogo que contribuya a la gobernabilidad.

En un mensaje de once puntos, explicó que es natural y saludable que en todo proceso democrático se debatan proyectos, se contrasten visiones y que candidatos, partidos y ciudadanos, expresen libremente sus ideas y sus preferencias.

Sin embargo, indicó que la democracia es para fortalecernos, no para confrontarnos o debilitar la unidad de los mexicanos, y llamó a los actores políticos para que el debate no se convierta en encono, división y mucho menos, incitación a la violencia contra partidos, candidatos o instituciones.

Estableció que el gobierno federal tiene muy claro que no es parte de este proceso electoral y, en ese sentido, garantizó que mantendrá la imparcialidad y neutralidad a la que están obligados por ley todos los servidores públicos en el proceso electoral.

No obstante, advirtió que tiene la obligación de apoyar a las autoridades electorales para que las elecciones se lleven a cabo de manera segura, ordenada y pacífica y que los candidatos y los ciudadanos puedan ejercer a cabalidad y en condiciones de seguridad y libertad, sus derechos político-electorales.

Dejó claro que el gobierno federal no es instrumentador de los deseos o preferencias de ningún actor social, en lo individual o de forma colectiva, independientemente de su relevancia o su influencia, ya sea interna o incluso en el exterior de México, lo reitero, de nadie.

Explicó que el gobierno federal está para ejecutar la voluntad de la mayoría de mexicanos que le confirieron un mandato expresado en las urnas hace seis años, y que es el de cumplir y hacer cumplir la Constitución y la ley que de ella emana, y eso incluye, por supuesto, el cumplimiento de las normas en materia electoral.

Sostuvo que “el gobierno de la República se asume como garante para que el proceso electoral se desarrolle de manera ordenada y pacífica” y reiteró que la Secretaría de Gobernación está abierta al diálogo entre todos los actores políticos, para evitar que sus diferencias se conviertan en encono o violencia.