San Lázaro, aún sin reporte de nuevos contagios de coronavirus

7

A pesar de que el diputado federal de Movimiento Ciudadano, Jorge Alcibíades Lara convivió con legisladores y trabajadores de la Cámara de Diputados, hasta ahora, no se ha contagiado ninguno de sus compañeros por coronavirus.

El pasado 11 de marzo, el diputado federal, que dio positivo al COVID-19, subió fotos a sus redes sociales en las que aparece en una reunión de la Comisión de Vivienda con el titular del Fovissste, Agustín Rodríguez López.

En este encuentro se sentó junto a su compañero de bancada, Francisco Salcido (MC); a Víctor Adolfo Mojica Wences (Morena) y a Marcela Guillermina Velasco (PRI).; sin embargo, ninguno de los tres legisladores presenta síntomas o se ha contagiado.

Víctor Adolfo Mojica, quien también es médico con especialidad en anestesiología, dijo que actualmente se encuentra en el distrito 01 de Guerrero y afortunadamente 15 días, después del contacto, no tiene síntomas y se siente bien.

“Me encuentro en mi distrito 01 de Guerrero y afortunadamente 15 días después del contacto no tengo síntomas y me siento bien”, describió el legislador de Morena.

Agregó que todos sus contactos cercanos están bien y describió que, es muy probable que el contagio de Alcibíades haya sido después del 11 o fue uno de los que no resistió el embate del virus.

Describió que está buscando hacerse la prueba del COVID-19 en Guerrero y ya se puso en contacto con el director del Hospital Regional, pero después de que se enteró del contagio del legislador de MC, no se alarmó.

Por su parte, Francisco Salcido de MC, quien también estuvo junto a Jorge Alcibíades, descartó tener síntomas y, hasta ahora, está bien, y recordó que ya pasaron 16 días desde que tuvo contacto con su compañero.

“Estoy seguro que pronto se recuperará mi amigo y compañero diputado. Y nosotros aquí en Jalisco estamos haciendo lo nuestro. Cuidándonos”, respondió.

En tanto, en el grupo parlamentario del PRI, informaron que hasta ahora, no hay ningún legislador con contagio de COVID-19, ni la propia diputada Marcela Guillermina Velasco.

En tanto, el propio diputado, Jorge Alcibíades Lara informó que ha estado en contacto con la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y la Mesa Directiva y, hasta ahora, no tienen ninguna información del contagio de alguno de sus compañeros en San Lázaro.

Caso del proveedor contagiado por Covid-19

El pasado miércoles, la secretaria General de la Cámara de Diputados, Graciela Báez informó que un proveedor del Palacio Legislativo de San Lázaro dio positivo a Covid-19, y hasta el momento no se tienen reporte de que algún trabajador o diputado federal se haya contagiado.

Por esto, el Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Diputados demandó al secretario de Servicios Administrativos y Recursos Financieros, Juan Carlos Cummings, el cierre inmediato de las instalaciones de San Lázaro para garantizar la seguridad de todos los que laborar ahí.

En oficio enviado a Cummings el Sindicato expuso que dado que éste corroboró la existencia de ese caso, “nos permitimos recomendarle que se adopten las medidas a seguir por la Secretaria de Salud Federal, lo anterior para garantizar el bienestar de los trabajadores que continúan prestando sus servicios de manera presencial en la Cámara.

“No es menos importante comentarle que usted se comprometió a que en caso de que existiera un caso confirmado se cerrarían inmediatamente las instalaciones de San Lázaro, por lo anterior, solicitamos se activen dichas medidas de manera inmediata y se lleve a cabo un seguimiento puntual de los posibles casos de contagio mediante estudioso de detección a todas las personas que estuvieron en contacto con el portador” dice el oficio enviado al funcionario.

De manera paralela, y a través de un comunicado, la Secretaría General de la Cámara de Diputados informó que el proveedor externo tiene 30 años de edad y tuvo contacto con personal de Servicios Generales de esta Cámara, realizaba actividades administrativas de la empresa TGC Geotecnia, SA de CV, que hace trabajos de supervisión de la renivelación de los edificios A, B y H en este recinto legislativo.

Se informó que desde el viernes pasado dejó de asistir, y todo el personal que estuvo en contacto con él se encuentra en sus hogares y se le dará seguimiento.

Además, se informó que la Fase 2 es parte de la etapa donde el contagio será más frecuente y la Cámara de Diputados mantendrá el protocolo sanitario para proteger a sus trabajadores. “Las y los diputados realizan actividades legislativas utilizando las plataformas digitales”.

Asimismo, el Jefe de servicios médicos de la Cámara de Diputados, Roberto Gutiérrez, pidió a los trabajadores de San Lázaro que no se preocupen por el caso positivo de COVID-19 detectado a un proveedor externo del órgano legislativo, pues el 90 % de los enfermos se curan.

“Como les decía el secretario Cummings hubo un caso de un externo de una empresa y que bueno, notificó que salió positivo. Esto va a ser como la influenza. En 2009 la pandemia que hubo de H1N1 todos salimos a la calle nos pusimos cubre bocas…Entonces se repite la película…igual vamos a acabar por convivir con COVID-19”, expuso.

Además, les dijo, “90 % de los casos se curan con médico, sin médico y a pesar del médico. Algunos tendrán síntomas moderados y un pequeño porcentaje síntomas severos que terminarán en el hospital”.

Ante el cuestionamiento sobre si se aplicarán pruebas para ver si hay contagios, estableció que no, “no vamos a hacer nada, el diagnóstico es clínico” y resultado de un cuestionario y revisión.

Gutiérrez reconoció que hay miedo entre los empleados pero lo que se vive, dijo, es un proceso de duelo social.

Graciela Báez informó que la Cámara trabaja a su mínima capacidad y en los últimos dos días han acudido a laborar, en promedio, 900 personas, que corresponde al 12% del total que asiste a la Cámara.

Desde hace dos semanas, por acuerdo de la Mesa Directiva y de la Junta de Coordinación Política, se activó el protocolo en el que se establecen las medidas preventivas para aislar a todos los trabajadores y evitar la propagación del virus, en el caso de que surgiera algún infectado.