Pide Consejo Consultivo del Agua debatir la Ley de Aguas Nacionales

6

El organismo convocó a un diálogo “democrático e inclusivo”.

México.- El Consejo Consultivo del Agua (CCA) se pronunció este viernes por generar un diálogo abierto, democrático e inclusivo sobre la iniciativa que busca reformar los artículo 2, 4, 9 y 12; y deroga los artículos del 102 al 107 de la Ley de Aguas Nacionales.

El presidente del consejo, Víctor Lichtinger, señaló a nombre del organismo que “prohibir en forma tajante la participación de la inversión privada en nuestro país en materia de infraestructura hidráulica no es la solución a los problemas crecientes que tenemos en materia de agua y que, lejos de abonar a un desarrollo sostenible, sustentable y con equidad, se generaría un mayor atraso en esta materia”.

En un comunicado, el CCA señaló que “el cumplimiento del derecho humano al agua no se logra prohibiendo la inversión privada”, la cual resulta fundamental “para que la política pública vaya encaminada a lograr eficiencia” y para arrancar proyectos “que garanticen obtener la suficiencia, la calidad y la asequibilidad en el acceso al agua, siempre bajo los lineamientos y conducción del Estado”.

Además, resaltaron que el agua para consumo humano constituye sólo 15 por ciento del uso total del agua a nivel nacional, mientras que 76 por ciento se utiliza en la agricultura, 4 por ciento en la industria y 5 por ciento  para la energía hidroeléctrica.

En este contexto, apuntan, “prohibir la inversión privada en la infraestructura hidráulica en todos sus usos, como estipula la iniciativa mencionada se deja del lado que más del 85 por ciento del uso del agua no tiene nada que ver con el consumo humano”.

Por otro lado, destacaron que países “de economía mixta” como Alemania o Francia, o incluso otros “de índole socialdemócrata o socialista” como Suecia o China, permiten la participación de capital privado manteniendo la rectoría del Estado.

“México debe encontrar ese balance de acuerdo con sus condiciones particulares y a sus necesidades, bajo la conducción firme e inteligente de un Estado bien diseñado en sus instituciones”, concluyen.