Nuncio apostólico resalta santificación de Monseñor Romero

3

CIUDAD DE MÉXICO

El nuncio apostólico en México, Franco Coppola, celebró en la Basílica de Guadalupe la santificación del obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, quien dijo, construyó la paz con la fuerza del amor y dio testimonio de fe con su vida entregada hasta el extremo.

Al leer una carta enviada por el papa Francisco, destacó que el ahora santo, monseñor Romero -asesinado el 24 de marzo de 1980-, nunca abandonó a su pueblo en las dificultades y en tiempos de violencia.

En ese hermoso país centroamericano, el Señor concedió a la Iglesia un obispo celoso, y sirviendo a los hermanos se convirtió en imagen de Cristo. En tiempos de difícil violencia, supo defender y proteger a su rebaño permaneciendo fiel al evangelio en comunión con toda la Iglesia”, subrayó.
Recordó que el prelado, asesinado de un disparo mientras oficiaba la santa eucaristía, se distinguió por el amor a los más pobres y marginados.

Ante el cabildo del atrio guadalupano, así como un sacerdote salvadoreño y cientos de fieles católicos, indicó durante la homilía, que el dinero es la raíz de todos los males que afectan a una nación.

Resaltó que el Señor no hace teorías sobre riqueza y pobreza, y que no se le puede servir cuando se está lleno de bienes, por lo que llamó a dejar atrás los lastres que sólo entorpecen la visión de la gente y llamó a dar un paso hacia delante en pro de los que menos tienen.