Los clientes de Collado Mocelo

50

El abogado Juan Collado, encarcelado y sujeto a proceso por lavado de dinero y delincuencia organizada, es uno de los litigantes más famosos de México y conocido por sus vínculos con el grupo de poder político y económico calificado como la “mafia del poder” por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo al diario Reforma, ellos son los personajes o entidades a quienes han representado Collado:
CARLOS ROMERO DESCHAMPSJuan Collado es abogado y amigo personal del líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps.

Recientemente, afirmó que es suya una residencia en Acapulco frecuentada por el dirigente del gremio, con vista a la bahía y valuada en 6.4 millones de dólares.

ALEJANDRO GUTIÉRREZEl despacho de Collado defendió al exsecretario general adjunto del PRI, Alejandro Gutiérrez, acusado a finales de 2017 por el Gobierno de Chihuahua de un supuesto peculado de 250 millones de pesos.

Quien participó de manera más directa en el litigio no fue Juan, sino su hermano Antonio.

RAÚL SALINAS DE GORTARIPor su cercanía con Carlos Salinas de Gortari, Collado fue uno de los muchos abogados que participaron en la defensa de Raúl Salinas, aunque la sentencia que finalmente lo liberó de prisión fue litigada por el penalista Alonso Aguilar Zinser.

CARLOS AHUMADA COLLADOFue el defensor del empresario argentino Carlos Ahumada, quien desnudó la corrupción de funcionarios del entonces Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador al difundir en 2004 videos del Secretario de Finanzas Gustavo Ponce apostando en Las Vegas, y de cercanos al tabasqueño, como René Bejarano, recibiendo fajos de billetes.

MARIO VILLANUEVAl abogado llevó inicialmente la defensa del ex Gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, quien fue acusado a finales de los 90 por nexos con el narco, pero la relación acabó en malos términos. El ex Mandatario sigue preso.

OTHÓN CORTÉSEl despacho Collado asesoró a Othón Cortés, falsamente acusado por el Fiscal especial Pablo Chapa de ser el segundo tirador en el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Cortés reclamó a la entonces Procuraduría General de la República una indemnización de 7 millones de pesos, que no obtuvo.

BANCO ANÁHUACEl de Collado fue uno de varios despachos que participaron en el caso del presunto financiamiento del narcotraficante Amado Carrillo Fuentes al desaparecido Banco Anáhuac, que llegó a tocar a un hermano del entonces presidente Ernesto Zedillo.

MARIO RUIZ MASSIEUCollado defendió al exsubprocurador de la PGR Mario Ruiz Massieu, quien huyó de México a inicios del sexenio de Ernesto Zedillo, acusado de distorsionar la investigación del asesinato de su hermano José Francisco.

En 1996, el abogado afirmó haber sido blanco de un intento de homicidio por este caso.

Si bien combatió con éxito su extradición a México, Ruiz Massieu se suicidó en 1999, cuando Estados Unidos se disponía a juzgarlo por recibir dinero del crimen organziado.

ROBERTO BORGECollado fue el primer defensor del ex Gobernador de Quintana Roo en el caso de lavado por más de 900 millones de pesos por vender a familiares terrenos propiedad del Estado.

A fines del año pasado, Borge decidió cambiar de defensa y contrató a Roberto García.

ANGÉLICA FUENTESEn el pleito judicial con su ex esposo Jorge Vergara, el dueño de Grupo Omnilife y las Chivas, la empresaria Angélica Fuentes contrató los servicios de Collado para defenderse de las órdenes de aprehensión y litigar en Estados Unidos por la custodia de sus hijas.

EUGENIO HERNÁNDEZEl primer abogado del exgobernador de Tamaulipas, preso por acusaciones de lavado de dinero y un juicio de extradición a Estados Unidos, fue el despacho de Collado.

Tiempo despúés, cambió de defensor y eligió a José Refugio Rodríguez, quien fue abogado de Joaquín “El Chapo” Guzmán, mismo que está en espera de su sentencia el próximo 17 de julio.

EDUARDO FERNÁNDEZCollado defendió al ex titular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Eduardo Fernández, quien fue arraigado en 2003 acusado de revelar información de los amigos de Fox.

Al cabo de 30 días, fue liberado porque un juez negó su aprehensión por lavado. Fernández después fue procesado por violación al secreto bancario y ejercicio indebido del servicio público, pero la PGR le otorgó el perdón.