La Casa Blanca se opone a retirar el apoyo a la sangrienta campaña liderada por Riad en Yemen

10

EE.UU. no va a ceder ante la creciente presión para que deje de apoyar la intervención liderada por Arabia Saudita en Yemen, en palabras de un alto funcionario del Departamento de Estado. “Obviamente, hay presiones en nuestro sistema (…) ya sea para retirarnos del conflicto o interrumpir nuestro apoyo a la coalición [dirigida por los sauditas]. Nos oponemos a esto enérgicamente desde la Administración”, dijo el subsecretario adjunto de Estados Unidos para asuntos del golfo Pérsico, Timothy Lenderking, citado por Reuters.

El alto cargo agregó que el apoyo a la coalición “es necesario” y que si se interrumpiera se estaría enviando “el mensaje equivocado”. Estas declaraciones se hacen eco de las palabras del secretario de Estado Mike Pompeo, quien argumentó que retirar la asistencia militar a los sauditas causaría “un daño inmenso “a los intereses estadounidenses.

Lenderking hizo estas declaraciones en un evento sobre seguridad en Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, país integrante de la coalición internacional que lanza los devastadores bombardeos contra Yemen. El representante del Departamento de Estado de EE.UU. también culpó a Teherán por causar el caos en el país árabe, diciendo que “un futuro Yemen” debe estar libre de “una amenaza respaldada por Irán” a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

El alto cargo respaldó los esfuerzos militares de la coalición dos días después de que la Agencia de Refugiados de la ONU anunciara que el conflicto mata o mutila en promedio a 123 civiles yemeníes por semana. Desde la intervención liderada por Riad, Yemen se ha sumergido en lo que la ONU llamó “la mayor crisis humanitaria del mundo”, con un 75 por ciento de la población necesitada de ayuda.