Inauguran FIL y piden revisar guardia nacional y superdelegados

83

Aunque la Feria Internacional del Libro (FIL) se ha caracterizado por ser un foro abierto al debate de ideas, en esta edición que recién fue inaugurada esta tarde con la entrega del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances a la poeta uruguaya Ida Vitale, el arranque tuvo un mayor sabor político al solicitar la revisión al tema de la guardia nacional, el cuestionamiento a los superdelegados y la exigencia de una descentralización real de la cultura no solo de las oficinas burocráticas y a destinar el 1% del presupuesto a la cultura.

Ante la senadora y próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien fue parte del presídium, y respaldado por los aplausos de los asistentes, Raúl Padilla, presidente de la FIL Guadalajara, dijo que la llegada de un nuevo gobierno de la República y las magnas decisiones que se están perfilando le motivaron a expresar algunas reflexiones.

Señaló que la legitimidad del nuevo gobierno no está en duda, pues el respaldo del 53% del electorado denota una clara voluntad de cambio y el hartazgo de la población por la violencia, la corrupción, impunidad o la pobreza y la desigualdad que vive México nuestro país, sin embargo, dijo que estos graves problemas deben abrogarse sin vulnerar el régimen de libertades y derechos que se ha construido “conservando elementales equilibrios y contrapesos indispensables en toda democracia”.

Fue por eso que manifestó “su inquietud” con respecto a las leyes recientemente aprobadas en el Congreso de la Unión, que dijo “atentan contra la armonía del pacto federal” por la vía de superponer estructuras con atribuciones que vulneran la soberanía y autonomía de los estados. “Consideramos también que por las implicaciones que supone, la creación de una guardia nacional debe ser revisada cuidadosamente”.

Y aprovechó entonces para respaldar el pronunciamiento del gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro, en torno a la necesidad “de que el presupuesto del cual depende el 91% del ingreso de los estados y municipios sea conformado tomando en cuenta las necesidades, propuestas y proyectos de las propias entidades federativas y ayuntamientos”.

Padilla también aprovechó su intervención para exhortar al poder ejecutivo y legislativo a cumplir el compromiso todas las plataformas culturales de todos los partidos, incluido el ganador, que formularon en el proceso electoral consistente en asignar a la cultura por lo menos el 1% del presupuesto de egresos de la federación como corresponde a un área fundamental, a una sociedad moderna y democrática.

Fue allí, ante un presídium en el que también se encontraba la poeta Ida Vitale, y el senador Porfirio Muñoz Ledo, la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, y el gobernador elector de Jalisco, Enrique Alfaro, que llamó a la descentralización real de la cultura.

“Hacemos votos por una auténtica descentralización, no de las oficinas de la alta democracia cultural, sino de e los recursos y los programas, de la infraestructura y la difusión y quien dice descentralización dice autonomía indispensable para preservar la libertad de creación y de expresión. Es hora de sustituir el abultado aparato democrático de la cultura por centros culturales y autónomos tan libre en sus gestión como en su programación”, afirmó.

Al recibir el Premio FIL de Letras Romances, la poeta uruguaya Ida Vitale celebró la generosidad que México ha tenido con los exiliados, desde los españoles hasta los de los varios países de América Latina, y reconoció que dos figuras fueron centrales en su llegada a México, el editor y periodista Huberto Batis, y el poeta y Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz.

“México me ayudó de diferentes e inolvidables formas, desde la más necesaria que es tener un modo de vivir durante años y otra no menos importante y un poco distinta y quizás más importante que es dar la oportunidad que los que lleguen puedan hacer lo que quieran hacer de la mejor manera posible. Yo quería leer, yo quería escribir y esas posibilidades me las dio México”, afirmó Ida Vitale.

La escritora de 95 años, encabeza el cartel de esta feria que hoy fue inaugurada y que concluirá el próximo 2 de diciembre, que tiene como Invitado de Honor a Portugal, y que congrega alrededor de 800 autores y 20 mil profesionales del libro, y contará con la presencia de los premios Nobel Orhan Pamuk, George F. Smoot y Mario Molina, así como de grandes autores portugueses como Antonio Lobo Antunes y Nuno Júdice.