Importan empresas privadas 62 % gas LP

19

En menos de un año, las empresas privadas ya importan 62 por ciento del gas LP que llega al país, con lo que le ganan terreno a Pemex.

 

 
Actualmente casi la mitad del gas LP que se consume en el País es importado, una actividad que anteriormente estaba sólo en manos de la empresa productiva del Estado.

 

 

El año pasado, cuando se abrieron las importaciones, Pemex importó 50.6 mil barriles diarios, de los 134 mil que llegaron del exterior, según información de la Secretaría de Energía (Sener).

 

 

Esto muestra que Pemex se está quedando sólo con 38 por ciento de las importaciones.

 

 

El año pasado las importaciones de gas licuado, realizadas por Pemex, cayeron 51 por ciento, debido al efecto de dejar de ser el único proveedor del combustible.

 

 

Esto se tradujo en una caída de 35 por ciento en las ventas internas de gas licuado de Pemex entre 2015 y 2016, lo que equivale a 27 mil 998 millones de pesos.

 

 

Hasta el 7 de marzo, la Sener había otorgado 127 permisos para la importación de este combustible.

 

 

Aunque la dependencia no detalla cuánto está importando cada una de las compañías, ni las ganancias que obtienen, sí precisa el volumen que tienen permitido comprar.

 

 

Entre las empresas que tienen el mayor volumen para comprar se encuentran Compañía Importadora de Gas y Petróleo del Golfo; Vitol Marketing México; Super Gas de Piedras Negras y Super Gas de Ciudad Juárez.

 

 

Pemex Transformación Industrial y Trafigura México, también están entre las 15 empresas con mayor capacidad de importación de gas LP.

 

 

Octavio Pérez, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), explicó que las importaciones llegan principalmente a los puertos de Manzanillo y Tuxpan, además de los puntos de internación en la frontera norte.

 

 

“Así va a ser el perfil en el futuro, Pemex concentrándose más en producir y en distribuir lo que produce y los importadores en importar de una manera más eficiente”, previó.

 

 

Resaltó que la empresa productiva del Estado deberá adecuarse al régimen de competencia y crear una oferta con un producto competitivo en este nuevo mercado, de lo contrario su propia producción podría ser desplazada.