Guadalajara, entre fosas y homicidios

10

Un ataque a elementos de la Guardia Nacional el 6 de noviembre de 2019 dejó como saldo la detención de 15 personas y el aseguramiento de dos casas de seguridad.

La primera se encuentra ubicada en el poblado El Zapote, municipio de Tlajomulco de Zúñiga, donde se localizaron 31 cuerpos, y la segunda en la colonia El Mirador donde se inhumaron los restos de 50 personas; en total 81 cadáveres fueron encontrados como parte de una sola investigación.

“Estamos encontrando lugares ilícitos de inhumación y casas. En cuanto tenemos indicio de que en algún lugar puede haber una inhumación clandestina o que ha habido gente secuestrada, la Fiscalía investiga, entra y en el caso de los lugares clandestinos de inhumación, excava hasta el fondo para resolver las dudas que se puedan tener”, expresó el coordinador de Seguridad en Jalisco, Macedonio Tamez Guajardo.

Sólo en 2019 en Jalisco, se contabilizaron 33 fosas o “lugares ilícitos de inhumación”, en los cuales se recuperaron los cuerpos de 250 personas, de acuerdo con información otorgada a Notimex por la Fiscalía General de Jalisco. Sólo se ha identificado a 93 hombres y 16 mujeres, el resto se encuentra en investigación.

Sólo en tres lugares se localizaron únicamente restos óseos, de acuerdo a este recuento preliminar debido a que los trabajos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) se encuentran en proceso.

El hallazgo con mayor cantidad de cuerpos fue el realizado el 22 de noviembre en El Mirador, municipio de Tlajomulco de Zúñiga, con 50. Se encontraron 41 cadáveres en La Primavera (Zapopan) el 3 de septiembre. En El Zapote (Tlajomulco de Zúñiga), se localizaron 31 el 7 de noviembre. El 7 de mayo 30 fallecidos en El Campanario (Zapopan) y 17 en El Colli Urbano, también en Zapopan, el 4 de abril.

Alfonso Partida Caballero, jefe del departamento de Derecho Público de la Universidad de Guadalajara (UdeG) e integrante del Observatorio de Seguridad y Justicia de la casa de estudios, cuestionó el manejo de la información y cifras confusas en el número de fosas y cuerpos encontrados, de los cuales se informa conforme avanzan las investigaciones y la mayoría debe solicitarse vía Transparencia.

“Van dosificando la información, por ello que es complicado saber las cifras correctas. Al tener conocimiento de las últimas tres (fosas), pedimos información y efectivamente ya existían, ya sabían de ellas, es una manipulación que no tiene pies ni cabeza y no ayuda en nada a la ciudadanía. Se requiere medir la eficacia de las instituciones y al manejarse de esta manera es imposible hacer un análisis correcto”, consideró.

Partida Caballero consideró que el problema de inseguridad, incluidas las fosas clandestinas, ha rebasado a las autoridades jaliscienses y lamentó la baja cifra de detenidos por los homicidios cometidos en la Entidad, que hasta el 20 de diciembre sumaban 2 mil 522, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“Tenemos detenidos por 186 asesinatos, sí claro, pero son detenidos que no necesariamente van a ser sentenciados, esa es la cuestión, ¿de qué nos sirve tener mil detenidos por homicidios si no vas a poder demostrar absolutamente nada? Sólo hay 10 agentes del Ministerio Público investigando homicidios y en las calles tenemos casi 20 mil homicidios desde 2010 a la fecha que no han sido investigados. Es un caso de salud pública enorme”, lamentó Partida Caballero.

En el registro del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública desde 2010 hasta noviembre de 2019 en Jalisco se contabilizan 27 mil 089 homicidios, cantidad suficiente de personas para llenar 2.7 veces el Auditorio Nacional.

“Por cada 100 homicidios denunciados, no tienen ni siquiera una sola sentencia. Están agarrando a mucha gente, pero por lo regular lo hacen cuando hay delitos de alto impacto y al día siguiente ya tienen detenidos, pero el problema es que deben soltarlos dentro de las siguientes 72 horas por falta de pruebas”, sostuvo Partida Caballero.