Damnificados en Sinaloa recibieron colchones usados

13

Un lote de dos mil colchones, de los 17 mil adquiridos con diversos proveedores por el gobierno del estado para auxiliar a familias damnificadas por la tormenta tropical 19-E, resultaron ser enseres viejos, rehabilitados, a los que solo se les colocaron forros para aparentar que eran nuevos.

El responsable de la compra fue identificado como Carlos “N”, titular del área administrativa de la Secretaria de Desarrollo Social del Estado, quien desde el martes pasado ya no se presentó a sus oficinas y no ha podido ser localizado.

Raúl Carrillo Castaños, secretario del ramo, dijo que de ese lote de dos mil colchones se distribuyeron mil 197 a familias cuyos hogares presentaron daños por inundaciones graves en el municipio de Culiacán, durante el pasado fin de semana y el lunes.

Indicó que a raíz de la publicación de videos y fotografías, en redes sociales, que describían olores fétidos al abrirlos descubrieron que habían sido reconstruidos con material usado.

Los primeros 42 casos, se presentaron en el fraccionamiento Jardines del Pedregal, donde los beneficiados tiraron los colchones por emitir olores desagradables, provocados por el contenido de borra, ropa vieja y sucia.

Carrillo Castaños señaló que se rastreó el origen del lote, ante las demandas judiciales interpuestas contra el proveedor por constituir un fraude.

Poco más de 800 colchones fueron guardados en bodegas como evidencia.

En colonias como los Mezcales, Los Alamitos, Seis de Enero, la Allende, entre otras ubicadas en la parte norte de la capital del estado, la totalidad de los beneficiados sacaron los colchones y los desmantelaron para demostrar que eran viejos.

La noche del martes pasado, familias dotadas de estos colchones acudieron al ayuntamiento de Culiacán para depositarlos y exigir que se les entreguen vales para que ellos acudan a los negocios a seleccionarlos.

El Secretario de Desarrollo Social del Estado apuntó que se va actuar con energía en contra de quienes resulten responsables, sin importar el rango de los funcionarios estatales que se puedan ver involucrados en este fraude.