Contundente avance de las mujeres en la política

10

Las elecciones del pasado 1 de julio arrojaron el mejor resultado de la historia para las mujeres en la política.

Por primera vez el Congreso de la Unión tendrá casi igual número de hombres que de mujeres, pues casi la mitad de las 500 diputaciones (48.6%) y de los 128 escaños (49.2%) en el Senado estarán ocupados por legisladoras.

Con estos números, México se coloca en el segundo lugar del mundo por el número de senadoras, sólo después de Bélgica (50%), y cuarto en la lista de parlamentos paritarios debajo de Ruanda (61.3% de mujeres), Cuba (53.2%) y Bolivia (53.1%), de acuerdo con datos de la Unión Interparlamentaria.

La paridad también alcanzó a los congresos locales de Morelos, Oaxaca y Tabasco, donde las mujeres serán incluso mayoría.

En Tabasco habrá 18 legisladoras y 17 legisladores, en Oaxaca serán 23 y 19, y en Morelos ocuparán 14 de las 20 curules.

De esta manera, en las próximas legislaturas federal y tres locales las mujeres tendrán una presentación política como nunca la había visto este país.

El reto ahora es que las mujeres ejerzan ese poder político en igualdad de condiciones que sus pares varones, presidan cargos de poder e impulsen y aprueben reformas que favorezcan a las mexicanas, dijo la politóloga Adriana Luna Salazar, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

‘NADA LES HA SIDO REGALADO’

La lucha de las mujeres por lograr esos espacios de participación ha sido ardua, continuada y difícil y “nada les ha sido otorgado, regalado o cedido”, explica Ivonne Acuña Murillo, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana.

Por eso, la elección del pasado domingo, que coincidió con el 65 aniversario del otorgamiento del voto para las mujeres durante el sexenio de Adolfo Ruiz Cortines, tiene un enorme valor simbólico: ellas ocuparán un número de espacios públicos sin precedentes.

Este hecho a su vez envía dos poderosos mensajes, considera la académica: “Primero, que las mujeres podemos; segundo, que la política ha dejado de ser un espacio exclusivo de los varones”.

Pero el avance en la representación no fue el único logro de las mujeres en este proceso electoral de 2018, que tuvo otras señales positivas para la participación política de ellas, de acuerdo con el análisis que elaboró Ivonne Acuña Murillo, de la Universidad Iberoamericana. La académica destaca la participación de Margarita Zavala como candidata independiente, y de la representante zapatista Marichuy, quien no reunió las firmas necesarias para registrarse como candidata, pero participó como aspirante.

También anota que por primera vez 5 de los 7 candidatos al gobierno de la Ciudad de México fueron mujeres y una resultó ganadora: Claudia Sheinbaum (Juntos Haremos Historia), y con ella contendieron Alejandra Barrales (Por la CDMX al Frente), Mariana Boy (PVEM), Purificación Carpinteyro (Panal) y Lorena Osornio (Independiente).

En la misma Ciudad de México los ciudadanos eligieron a 33 diputadas, 8 alcaldesas (la mitad de las nuevas alcaldías) y 83 concejalas.

En las ocho entidades donde hubo elecciones para gobernador se contaron seis candidatas: María Bertha Lozano, en Guanajuato, por el Panal; Nadia Luz Lara, en Morelos, por el PVEM;Martha Rosa Araiza, en Jalisco, por el Panal; Martha Érika Alonso, en Puebla, por Puebla al Frente (PAN-PRD); Georgina Trujillo, en Tabasco, por el PRI, y Judith González Sheridan, en Veracruz, por el Panal primero y luego como independiente. De las seis, sólo la candidata de Puebla ganó, si así lo ratifican las autoridades electorales.

A las candidatas se suman una presidenta de partido, Yeidckol Polevnsky; una presidenta de campaña, Tatiana Clouthier; una coordinadora de la oficina del candidato, Vanessa Rubio; una estratega en comunicación, Alejandra Sota; una coordinadora de inclusión y equidad, Ivonne Álvarez; una coordinadora de atención a migrantes, Claudia Ruiz Massieu; una coordinadora de educación, Adriana Ortiz Lanz; una representante del grupo parlamentario del PRI ante el INE, Mariana Benítez; una coordinadora de evaluación y seguimiento, Ana Lilia Herrera; una representante de candidata, Fernanda Caso, y otras más.

PARIDAD EN NUEVO GABINETE

La paridad también está reflejada por primera vez en la historia en el gabinete que anunció el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, en el que habrá 9 hombres y 8 mujeres. Esta composición llamaría a abrigar esperanzas entre las mujeres para impulsar reformas y leyes pendientes en favor de las mujeres. Entre otras, la legalización del aborto en todo el país para que ni una sola mujer más muera o llegue a la cárcel por la interrupción del embarazo.

Pero las feministas mexicanas nos son optimistas. Saben que para López Obrador esos temas no son prioridad y ya prevén que los irá relegando en la agenda legislativa, a pesar de la mayoría de mujeres diputadas en Morena, el partido que fundó en 2014.

Para contrarrestar estas opiniones Tatiana Clouthier, todavía como coordinadora de campaña de López Obrador, presentó la agenda de género del próximo gobierno.

La llamaron “Femsplaining” y Olga Sánchez Cordero, la próxima secretaria de Gobernación, la presentó como “un manual para hablarnos, para escucharnos, para dejar atrás nuestros miedos, nuestros complejos. Para salir adelante, para empoderarnos, para explicarle al mundo que existimos, para no estar invisibilizadas”.

El “Femsplaining” aborda casi todos los temas de la agenda de mujeres, como feminicidio, brecha salarial, violencia obstétrica, acoso callejero, acceso a la educación y feminización de la pobreza. Pero nada dice del aborto. Cordero justifica que se trata de un tema “muy delicado”.

En comparación con los candidatos que fueron sus contrincantes –José Antonio Meade (PRI) y Ricardo Anaya (PAN), el documento aparecía como la más completa propuesta de los temas de mujeres. Pero no las contentó. Para todas las mujeres involucradas en la defensa de sus derechos, el tema del aborto es prioritario.

Así se lo hizo saber Regina Tamez, directora general de la organización civil GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida), en un artículo en formato de carta que publico en el sitio de Letras Libres.

Allí le explica a López Obrador: “Una de las consecuencias de la violencia sexual son las maternidades forzadas, por lo que es indispensable el acceso a la anticoncepción de emergencia y al aborto legal, gratuito y seguro.

Te dejo un dato preocupante: entre 2009 y 2016 se recibieron 111.413 denuncias por violación en México; en contraste, el sistema de salud reporta haber realizado solo 63 abortos legales por violación en el mismo periodo”.

Tamez además lo despoja de argumentos de defensa al adviertirle: “Estoy cansada de oír que la defensa de los derechos de las mujeres no es un tema prioritario para México, que primero hay que resolver otros males o que la desigualdad social es distinta de la desigualdad que hay entre mujeres y hombres.

Me niego a aceptar esos argumentos: la impunidad, la corrupción y la desigualdad también inciden en nuestras vidas, y si esto no se considera, llegaremos a soluciones incompletas”.