Uso de armas químicas no puede quedar sin respuesta, aseguran May y Trump

9
WASHINGTON, DC - JANUARY 27: British Prime Minister Theresa May and U.S. President Donald Trump walk along The Colonnade of the West Wing at The White House on January 27, 2017 in Washington, DC. British Prime Minister Theresa May is on a two-day visit to the United States and will be the first world leader to meet with President Donald Trump. (Photo by Christopher Furlong/Getty Images)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera ministra británica, Theresa May, acordaron que el uso de armas químicas no puede quedar “sin respuesta” y recalcaron la importancia de impedir que el régimen sirio vuelva a utilizarlas.

Los dos líderes políticos hablaron anoche por teléfono para abordar la última crisis siria, surgida por el ataque químico del pasado sábado en la localidad de Duma y que se atribuye al régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, informó hoy un portavoz de Downing Street, residencia oficial de la primera ministra británica.

“Ellos acordaron que el régimen de Al Assad ha establecido un modelo de comportamiento peligroso en relación con el uso de armas químicas. Acordaron que es vital que el uso de armas químicas no quede sin respuesta y en la necesidad de impedir un nuevo uso de armas químicas por parte del régimen de al Asad”, añadió la fuente.

“Ellos acordaron seguir trabajando estrechamente sobre una respuesta internacional”, agregó el portavoz oficial.

May convocó ayer una reunión de emergencia del Gobierno para evaluar la crisis y considerar las opciones sobre el posible apoyo del Reino Unido a una eventual operación militar de Estados Unidos contra Siria.

Al término de la reunión, el Gobierno acordó seguir trabajando con Estados Unidos y Francia para buscar una “respuesta internacional coordinada” al supuesto ataque químico, según fuentes oficiales.

La primera ministra consideró que es altamente probable que el régimen de Al Assad sea responsable del ataque.

La oposición laborista británica está a favor de consultar al Parlamento antes y ha advertido de que un bombardeo por parte de Estados Unidos puede agravar la situación en Siria.

Se estima que en el supuesto ataque químico del sábado, unas 70 personas perdieron la vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 500 fueron atendidas en centros médicos con síntomas de exposición a agentes químicos y al menos 43 de los fallecidos presentaban cuadros relacionados con una exposición a sustancias tóxicas.

 

Con información de EFE.