Uno de los jóvenes detenidos por el asesinato del diácono en Argentina confiesa el crimen

13

Roberto Javier Céspedes, uno de los dos apresados por el asesinato del diácono argentino Guillermo Luquín, de 52 años, confesó la autoría del crimen a través de un video difundido este lunes, en el que manifiesta que actuó en defensa propia frente a un supuesto ataque sexual del clérigo.

Según la versión del joven de 19 años, que aparentemente grabó horas después del hecho, conocía al diácono desde que tenía 14 años y en más de una oportunidad éste lo acosó sexualmente.

La noche del asesinato, que se perpetró el sábado pasado, el diácono —según relata Céspedes— lo invitó a cenar en su casa, en la localidad de Temperley, Buenos Aires, y él decidió ir junto con su novio, Iván Martínez, de 20 años, hoy también detenido.

De acuerdo con el relato del joven, tras una charla amena, Luquín les sugirió ir a la habitación con la excusa de mostrarles unos cuadros y allí intentó abusar de Céspedes, quien dice haberse defendido a puñetazos. Luego de un forcejeo, en el que supuestamente el clérigo sacó un arma blanca, el muchacho afirma haberle arrebatado el cuchillo y admite haberle hecho un corte a la altura del cuello. Finalmente, la pareja huyó del lugar sin alertar a las autoridades sobre lo sucedido.

Cuando la policía llegó a buscarlos a sus domicilios, en la madrugada del lunes —detallan los medios locales—, ambos jóvenes reconocieron que habían tenido una relación previa con Luquín y que “chateaban” con él a través de la plataforma Telegram. Sus huellas dactilares habían quedado en una copa en la escena del crimen y fueron la clave para localizarlos.

El cuerpo del párroco fue encontrado el domingo por un sobrino de 22 años, quien luego de advertir que su tío no había asistido a su tradicional misa, fue a buscarlo en su domicilio y lo encontró muerto. La posterior autopsia reveló una herida profunda a la altura de su cuello y otras menores en distintas partes de su cuerpo, ocasionadas por un arma blanca.